Los drones se han convertido en los mejores aliados para unos y en la peor pesadilla para otros en los diferentes conflictos internacionales como el que está ocurriendo en el Sahara Occidental. Allí, el ejército de Marruecos está utilizando estas aeronaves no tripuladas para labores de espionaje ante la atenta mirada de la inteligencia de países como España.

Noticias relacionadas

Y es que Marruecos cuenta con una flota de drones bien nutrida desde el punto de vista tecnológico. Este tipo de aeronaves, dispuestas en las diferentes bases militares del país, se componen de modelos muy avanzados provenientes de las factorías israelíes más punteras y cargados de todo tipo de sensores.

Uno de los últimos ejemplos terminó cobrándose la vida de Dah El Bendri, comandante de la Guardia Nacional, tras ser identificado por un dron el pasado mes de marzo. La tensión, lejos de sostenerse, continúa en aumento y el Frente Polisario acusa a Rabat de emplear estas aeronaves contra mandos de su ejército.

La operación militar que asesinó a Dah El Bendiri habría sido "combinada por un dron Harfang [modelo basado en el Heron israelí] que apuntó al objetivo con láser y, por lo tanto, permitió a un caza marroquí ejecutar el ataque desde larga distancia", según el medio Le Desk. El responsable de lanzar el misil aire-superficie habría sido un caza F-16 de la Real Fuerza Aérea de Marruecos, cuyas unidades cuentan con las últimas actualizaciones proporcionadas por el fabricante estadounidense Lockheed Martin.

IAI Heron

El Israel Aerospace Industries Heron es un dron de gran tamaño que se desarrolló en los primeros compases de los 90 en medio del impulso que este tipo de aeronaves tuvo en aquellos años. El modelo, que levantó el vuelo por primera vez en 1994, tuvo que esperar hasta el año 2005 para entrar en servicio.

IAI Heron USAF / Reynaldo Ramon Omicrono

Este modelo de IAI tuvo un papel fundamental en los años 2008 y 2009 en la Franja de Gaza donde cooperó con helicópteros, cazas y tropas del ejército de tierra para llevar a cabo operaciones de alto riesgo. Las tres unidades de Heron llegaron a Marruecos -vía Francia- el 26 de enero del pasado año 2020 tras llegar a un acuerdo en el 2013 por un montante de 48 millones de dólares.

Esta versión dispone de una longitud de 9,3 metros, una envergadura de 16,6 metros y un peso máximo al despegue de 1.250 kilogramos con más de 300 de carga útil. Todo ello propulsado por un motor Rotax de 115 caballos de potencia.

Pero lo que de verdad importa es todo lo que puede albergar en su interior. Estos drones, lejos de equiparse como unos de ataque, cuentan con espacio para todo tipo de sensores que ayuden a la inteligencia con radares de objetivos móviles, comunicaciones satélites o un designador de objetivos a distancia mediante láser. Que luego podrán emplear los cazas y ejecutar ataques, como así ha ocurrido.

IAI Heron de Australia Hpeterswald

Todo ello complementado con una autonomía que puede alcanzar las 52 horas, un techo de servicio de 10.000 metros y una velocidad máxima poco superior a 207 kilómetros por hora. El Heron tiene una amplísima presencia internacional y es utilizado por los ejércitos de Brasil, Canadá, Grecia y Estados Unidos, entre otros.

Hermes 900

El segundo de los ejemplares de la flota de drones de Marruecos es el Hermes 900 de la también israelí Elbit System. Además, este fabricante es el encargado de adaptar los jets privados Gulfstream G550 que luego se usan para realizar labores de espionaje y de los que Marruecos ha adquirido un total de 4 unidades a entregar a lo largo de este 2021.

El Elbit Hermes 900 es un modelo más moderno que el IAI Heron pues proviene de un desarrollo realizado a principios de los 2000. El primer vuelo realizado se registró en el 2009 y no entró en servicio, en el ejército de Israel, hasta el año 2014 cuando recibió un permiso especial para dar soporte en una operación militar de alto nivel. Una vez concluida la misión, tuvo que proseguir los cauces de comprobaciones habituales y no obtuvo la luz verde hasta el 2015.

En cuanto a especificaciones, el Hermes 900 cuenta con una longitud de 8,3 metros por 15 de envergadura que arrojan un peso de 1.100 kilogramos. El motor es exactamente el mismo que se usa en el IAI Heron y tan solo cambian algunas características como una autonomía de 36 horas y una altitud máxima de 9.000 metros.

Elbit Hermes 900 I, Mirgolth

Sus funciones desde el punto de vista operativo tampoco difieren mucho respecto al anterior modelo. Pues puede equipar una amplísima carta de sensores ópticos e infrarrojos, asignación de objetivos, funciones de recabo de información, guerra electrónica, sensores de radiación electromagnética y capacidad para anular comunicaciones enemigas. Marruecos posee un total de tres Hermes que llegaron al país en algún momento del 2017, según Defensa.com.

Predator

El tridente de aeronaves no tripuladas de Marruecos se completa con el General Atomics MQ-9B SeaGuardian, de factura estadounidense. La venta de este modelo de dron se incluye dentro del acuerdo de compra de armamento al que llegaron Rabat y Washington D. C. hace tan solo unos meses por valor de 1.000 millones de dólares.

MQ-9B SeaGuardian General Atomics Omicrono

En concreto, Marruecos ha adquirido un total de cuatro unidades -que aún están por llegar- junto con todo lo necesario para operarlas de forma eficiente. El SeaGuardian es uno de los modelos más avanzados de General Atomics enfocados a labores en entornos navales. Para ello, esta versión cuenta con mejoras a nivel de hardwaresoftware y una estructura interna revisada para incrementar la resistencia a la fatiga estructural y los daños.

El MQ-9B SeaGuardian pertenece a la saga de la plataforma Predator, una de las más experimentadas del mundo, en la que se han fijado países como Estados Unidos para su equipo de aduanas y protección de fronteras. La versión de Marruecos cuenta con una autonomía de alrededor de las 27 horas y equipa todo lo necesario para posicionarse como uno de los mejores drones para la vigilancia costera.

MQ-9B SeaGuardian General Atomics Omicrono

Parte de su éxito se compone de los sistemas de inteligencia, vigilancia y reconocimiento que puede equipar además de su capacidad de ataque. Así parece indicarlo el acuerdo armamentístico con Estados Unidos que contempla la compra de misiles Hellfire y demás armamento que puede equipar el SeaGuardian. Esto último le desmarca del resto de la flota de drones marroquís que 'solo' se pueden emplear para labores de inteligencia y marcación de objetivos.

El Ejército del Aire de España recibió el año pasado un total de cuatro unidades de Predator en la versión de vigilancia, descartando la posibilidad de ataque. Y se encuentra a la espera de que el dron de fabricación europea Euromale se ponga en servicio en el año 2029, si no se produce ningún retraso. En cuanto al resto de armas, el Ejército de Tierra también cuenta con algunos modelos de drones como el IAI Searcher, aunque son todos más pequeños y con menor carga útil que los de Marruecos.

También te puede interesar...