El desarrollo de prótesis realistas tiene un enorme potencial, y en España ya se han conseguido avances importantes con la impresión 3D; de esta y otras maneras, es posible desarrollar prótesis muy parecidas a los miembros originales, ayudando psicológicamente a los pacientes.

Noticias relacionadas

Pero el desarrollo de manos, brazos y pies no está dirigido únicamente a los que han perdido un miembro. Sorprendentemente, esta tecnología también puede ser usada con otros motivos algo menos... evidentes.

En Japón (cómo no tenía que ser Japón) ya han encontrado otro uso para estas prótesis, creando un dispositivo diseñado para disfrutar la experiencia de ir cogidos de la mano con una novia.

Mano robótica

Parece una broma, pero es un estudio muy serio, salido de la Universidad de Gifu en Japón; como resultado de esta investigación, se ha desarrollado una mano robótica, llamada Osampo Kanojo, que se parece enormemente a una real, tanto en las proporciones como en la sensación al tocarla.

Mano robótica Koshirou Shiraki et al.

Sorprendentemente, este no es el típico caso en el que una investigación seria ha sido "corrupta" por Internet al ser objetivo de las bromas y "memes". Nada más lejos de la realidad: los propios creadores de esta mano robótica confiesan que su objetivo era ayudar a aquellas personas para las que "encontrar una novia es muy difícil", según recoge SoraNews24.

En realidad, el conjunto completo consiste no solo en la mano, sino en un brazo robótico completo sostenido por el propio bíceps del usuario; pero los verdaderos avances se encuentran en la propia mano.

Imitando la "ternura de una mujer"

Para empezar, los investigadores se centraron en crear una mano que se notase real, y para ello usaron un gel blando capaz de recrear "la ternura de la mano de una mujer". Tiene su propio calor corporal, gracias a un generador interno, y también "suda" con unos pequeños poros gracias a una tela empapada en el interior.

Funcionamiento de la mano robótica Koshirou Shiraki et al.

"Osampo Kanojo" en japonés significa "novia para andar", y es que la idea es que podamos dar paseos agarrados de la mano, haciendo como que tenemos una novia real. Para simular los movimientos de una persona real, el sistema es capaz de reaccionar a la manera en la que caminamos; por ejemplo, si andamos demasiado rápido notaremos cómo la mano robótica se queda algo atrás, como pidiéndonos reducir el ritmo.

El objetivo era simular que otra persona esté caminando contigo, pero dando sus propios pasos; si no fuese así, se podría conseguir lo mismo cogiendo la bolsa de la compra.

Además, la mano robótica es capaz de reaccionar a la del usuario, gracias a un sensor de presión interno; así, si apretamos la mano, esta nos apretará en respuesta, creado un momento romántico propio de las mejores películas de romance.

Por último, la mano es capaz de conectarse a un smartphone para reproducir sonidos de nuestra "novia virtual", incluyendo el sonido de los pasos e incluso el de su respiración.

Todo esto suena algo vergonzoso, pero si dejamos las bromas aparte un momento, podemos darnos cuenta de que podría tener su utilidad; especialmente para aquellas personas que sientan la necesidad de compañía. Es también por eso que las "novias virtuales" tienen cada vez más éxito.

Los niveles de natalidad de Japón llevan años en caída libre y ya se registran más muertes que nacimientos. El anterior primer ministro, Shinzo Abe, inició políticas para fomentar las relaciones, incluyendo propaganda, pero no parecen haber tenido éxito por ahora.