El sector de la movilidad está viviendo uno de los momentos más disruptivos de su historia. Por un lado se encuentran las alternativas renovables, como los cada vez más populares en España vehículos eléctricos o de hidrógenoque parece que acabarán tomándole el relevo a los contaminantes propulsados por combustible.

Noticias relacionadas

Por otro, tenemos los cada vez más florecientes coches autónomos. El líder de ambos movimientos es, sin lugar a dudas, Tesla. Es un hecho que la compañía de Elon Musk lleva muchos años de ventaja al resto de fabricantes.

En este contexto, un diseñador italiano ha creado un sorprendente concepto de tranvía autónomo que podría recorrer en un futuro las bulliciosas calles de Hong Kong y que facilitaría el distanciamiento social.

El tranvía post COVID-19

Andrea Ponti, un italiano que se dedica al diseño industrial, ha decidido celebrar el 115 aniversario del tranvía diseñando un tranvía de dos pisos que funciona sin conductor y que ofrece un aspecto totalmente futurista.

Concepto de tranvía autónomo. Andrea Ponti Omicrono

Según Ponti, Island es un tranvía que encajaría a la perfección en Hong Kong (China). Éste explica que está diseñado con la idea de que los ciudadanos puedan mantener el distanciamiento social, ya que está conformado por grandes asientos circulares bastante alejados unos de otros. Cada uno de ellos orientado hacia las grandes vidrieras del tranvía, lo que permite al pasajero disfrutar del paisaje de dicha urbe.

¿Será así el tranvía del futuro?

Al contar con una bóveda en su parte superior, la iluminación interior durante el día está garantizada gracias a la luz natural. Asimismo, el vehículo integraría dos grandes LED's verticales que mejorarían la visibilidad por muy malas que fueran las condiciones climáticas.

Concepto de tranvía autónomo. Andrea Ponti Omicrono

Por supuesto, Island sería eléctrico y contaría con un conector retráctil para poder realizar una carga rápida en las diferentes paradas que conforman el trayecto a realizar por el tranvía.

Para montarse al tranvía bastaría con tener la Tarjeta Octopus, la popular tarjeta tecnológica utilizada por millones de ciudadanos en Hong Kong. Una serie de pantallas situadas en las paradas de tranvía guiarían al pasajero en el proceso de embarque y pago.

Cabe recalcar que se trata de un concepto, por lo que quizás nunca llegue a convertirse en una realidad. Pese a ello, Island nos ha sorprendido sobremanera, ¿veremos algún día este tranvía en las calles de Hong Kong?