El Black Friday tendrá lugar tanto en España como en el resto del mundo el día 27 de noviembre, pese a que muchos comercios online hayan optado por extenderlo el resto del mes. Esto no solo nos deja con ofertas muy interesantes, sino con algo un poco más desagradable: la ciberdelincuencia.

Noticias relacionadas

Y es que el Black Friday es el caldo de cultivo perfecto para tácticas de ciberdelincuencia, pensada específicamente para robar datos de otros usuarios. Unos datos que quedarán aireados en muchas de las ocasiones debido al grandísimo interés que mueve el Black Friday.

Porque como era de esperar, el Black Friday no solo genera una cantidad de interés increíble, sino una cantidad de datos importantísima que los hackers pueden usar a su favor con ofertas fraudulentas y otras tácticas de phishing.

Interés en el Black Friday

Black Friday.

Primero hemos de entender el alcance de una festividad como es el Black Friday. Debido a la pandemia, el comercio online ha crecido hasta un 23%, lo que acentúa las compras vía Internet. Según datos recabados por la propia Google, el Black Friday se caracterizará por la búsqueda de información; un 64% de los consumidores evitará realizar demasiados viajes y el 74% comenzará a hacer compras navideñas con antelación para evitar aglomeraciones.

Hasta un 62% priorizarán más el canal online, y hasta el 68% investigarán ideas de regalos online. Hasta el 40% de los españoles afirma que en el período de Black Friday comprará o quizás compre, con hasta un mes de antelación en las búsquedas en el caso de los hombres y dos semanas en el de las mujeres.

Tal es la magnitud de los datos que hasta un 32% de los usuarios realizará búsquedas previas online. Más del 51% se harán mediante buscadores, y un 32% mediante redes sociales. Hasta un 47% de las compras se harán en comercios online, por lo que es lógico que los usuarios quieran informarse días o semanas previas.

Este interés por el Black Friday es el escenario perfecto para intentar realizar tácticas de suplantación a estos comercios para estafar a los consumidores y que estos, con tal de encontrar el mejor chollo, les den sus datos bancarios. No es para menos; los 'descuentos locos' suelen ser más comunes en estos días que en el resto del año, por lo que son más creíbles.

Cuidado donde pinchas

Hacker

Y es que los principales comercios online o e-commerce están afectados por este problema. Sin ir más lejos, según explica la web centrada en ciberesilencia Webroot, las últimas estadísticas demuestran que las tácticas de phishing con la palabra "Amazon" han aumentado un 101% por el Black Friday.

Este suceso se traduce en un phishing dirigido a Amazon extremo por estas fechas, al ser el principal sitio web al que los consumidores recorren. Respecto al mes anterior, en octubre este phishing aumentó un 64%, y a partir del día 15 se registró otro 45% de aumento en la media diaria al compararlo con octubre. Algo que pone de manifiesto la importancia del Black Friday que, recordemos, lanzó sus primeras ofertas con casi un mes de antelación.

Si nos fijamos en 2018, es donde nos encontramos bel aumento del 101%, duplicando la cantidad de ataques recogidos. Solo en la primera quincena de noviembre, también vemos un aumento en los dos años de un 106%.

Por lo tanto, es más que probable que te encuentres con numerosas webs que intentan suplantar a Amazon. Es importante que tengas cuidado con qué webs frecuentas; nunca des tus datos a una web si no estás seguro o segura de que la web es verdadera y usa siempre enlaces oficiales. Un indicativo muy habitual de estafa es cuando una URL contiene muchos números y letras en su página principal y los certificados de la misma no son seguros.

Así tienes que comprar

Black Friday. Amazon Omicrono

Pero si hay tanto peligro ¿cómo puedo evitar sufrir problemas con ofertas de Amazon? Tenemos que seguir una serie de precauciones antes de realizar las compras, especialmente si los descuentos nos llegan por canales usualmente usados por los ciberdelincuentes.

Lo primero ante todo es evitar el phishing vía correo electrónico. Esta es la principal vía de ataque en estos días, y los hackers lanzarán campañas de correos que intentarán hacer spam, inyectar malware, etcétera. Antes de siquiera abrir un correo debemos cerciorarnos de que el correo es auténtico, revisar la procedencia del mismo y especialmente evitar descargar archivos de los mismos y no pinchar en sus enlaces.

Lo mismo ocurre con las webs de los comercios online. Siempre tenemos que identificar la web en la que vayamos a realizar las compras y que esta sea de fiar, además de que tenga las medidas de seguridad mínimas. Esta también debe usar un protocolo de seguridad seguro, como https:// junto al logo del candado de nuestro navegador. También debemos evitar comprar desde dispositivos con sistemas operativos públicos (como los de las tiendas) y desde WiFis públicos. También debemos actualizar nuestros dispositivos.

Finalmente, se recomienda incorporar capas de seguridad adicionales en el proceso de pago, como el uso de una tarjeta virtual con límite de gasto. También es recomendable usar plataformas de pago electrónico intermediarias como PayPal, ya que así evitamos introducir datos bancarios directos en la tienda.