Puede que WhatsApp sea la aplicación de mensajería instantánea más popular en España, pero no podemos olvidarnos de Telegram, una de las que más está creciendo en todo el mundo.

Noticias relacionadas

Telegram ofrece muchas ventajas que WhatsApp no tiene, aunque por otra parte, se ha quedado atrás en aspectos como las videollamadas; aún así, claramente se ha beneficiado de las polémicas de WhatsApp, presentándose como una alternativa que protege más la privacidad y las conversaciones de los usuarios.

Pero precisamente por eso, Telegram también ha protagonizado más de un escándalo, como lo fácil que es difundir bulos y la nula moderación que reciben sus grupos. Como resultado, en los grupos de Telegram es posible encontrar todo tipo de contenido, en ocasiones ilegal.

Bots en Telegram

La última tendencia en Telegram es tal vez la más repugnante: desnudar a personas sin su consentimiento. Los investigadores expertos en "deepfakes", Sensity, han descubierto que existe una gran red de "bots" especializados en ofrecer ese tipo de contenido a los usuarios.

Deepnude, la app usada para desnudar a mujeres

Conseguir una foto de cualquier persona desnuda es absurdamente fácil con estos bots, pequeñas aplicaciones desarrolladas para la app de Telegram; funcionan recibiendo mensajes de los usuarios con solicitudes, en este caso, de fotografías que quieren convertir en "deepfakes".

Los "deepfakes" son imágenes y vídeos modificados por redes neuronales, que han pasado por un proceso llamado "aprendizaje automático"; los más populares son los que son capaces de realizar grandes cambios, como poner las caras de los políticos españoles en el Equipo A.

Fiebre por desnudos

La aplicación de esta tecnología que más éxito ha tenido en algunos foros de Internet es la posibilidad de desnudar a una persona. Así nació DeepNude, un programa lanzado hace un año que era capaz de coger una imagen de una mujer y quitarle la ropa. Aunque sus creadores cerraron el proyecto, ya era demasiado tarde y el código ha sido compartido y mejorado durante estos meses.

Ahora, DeepNude está disfrutando de una segunda juventud gracias a Telegram y la gran cantidad de grupos y bots dedicados a crear desnudos falsos con esta tecnología; según Sensity, ya han conseguido atraer a más de 100.000 usuarios, aunque esa cifra podría ser muy superior, de más de 680.000 personas, según los propios grupos.

Bot de Telegram diseñado para desnudar a mujeres Adrián Raya Omicrono

Estos bots y canales se mantienen con páginas web y publicidad, proporcionadas por la red social rusa VK, fundada por el creador de Telegram, Pavel Durov. Se calcula que el 70% de los canales fueron abiertos en Rusia y países vecinos.

De esta manera, pueden ofrecer el servicio que desnuda a mujeres de manera gratuita sólo con realizar una petición; aunque la imagen resultante está cubierta parcialmente por una marca de agua. Para quitarla, es necesario pagar 100 rublos, unos 12 euros.

Teniendo en cuenta la cantidad de usuarios, este es todo un negocio y no es de extrañar que estén apareciendo cada vez más canales. Los investigadores han contado más de 100.000 imágenes generadas por estos canales, pero podrían ser muchos más.

Desnudos falsos, pero dañinos

Para crear estos desnudos, sólo es necesario aportar una imagen, de cualquier persona y obtenida por cualquier método; los investigadores apuntan a que la mayoría provienen de redes sociales.

Cómo funcionan los bots de Telegram para desnudar a mujeres Sensity Omicrono

DeepNude funciona analizando la imagen proporcionada por el usuario, y buscando la mejor manera de eliminar la ropa y dibujar genitales femeninos en la imagen. Por lo tanto, el desnudo creado es falso, ya que la app no es capaz de saber realmente cómo son las partes tapadas; sólo llega a una aproximación a partir de su base de datos de desnudos.

Pero aunque sean falsas, estas imágenes luego se pueden compartir como si fueran reales, ya sea para atacar o chantajear a la mujer de la foto. Como cualquier foto vale, estos bots están siendo usados para crear pornografía infantil, a partir de fotografías de menores de edad.

Por el momento, Telegram no ha tomado cartas en el asunto, y si lo hace puede enfrentarse a la ira de sus propios usuarios; estamos hablando de una aplicación que consiguió vencer al gobierno ruso, que no tuvo más remedio que levantar la prohibición que había impuesto después de que Telegram no borrase contenido considerado "extremista".