Madrid continúa apostando por la tecnología y la sostenibilidad para convertir a la capital de España en una de las ciudades inteligentes del futuro. Por ejemplo, ya están probando los drones de reparto en Villaverde. Ahora, el Ayuntamiento ha puesto el foco en los servicios de limpieza y recogida de residuos, y ha instalado papeleras inteligentes con sensores que avisan cuándo hay que vaciarlas.

Noticias relacionadas

De las 66.334 papeleras que hay actualmente en Madrid, 12.000 de ellas pronto contarán con sensores volumétricos de llenado. Una tecnología que no es nueva, pero que se ha comenzado a instalar este mismo año, y ya se han implementando en torno a 500 de estos sensores. Sin embargo, 6.082 de esas papeleras también contarán con otro tipo de sensor: uno que detectará cuándo los expendedores de bolsas para la recogida de excrementos caninos se han quedado vacíos.

"Hay dos tipos de papeleras. Las papeleras 'Cibeles', las que se pueden ver habitualmente en farolas y en las calles de Madrid; y las papeleras compactadoras, las más recientes que incluyen una placa solar en su zona superior. Éstas últimas cuentan con un sensor que detecta si la papelera ha llegado a un determinado nivel de llenado para poner en marcha automáticamente un motor que compacta los residuos", explica Víctor Sarabia, director general de Limpieza y Gestión de Residuos del Ayuntamiento de Madrid, a OMICRONO.

Cómo funciona

Para ello, el dispositivo mide la distancia hasta donde llegan los residuos con un láser infrarrojo que también permite monitorizar la temperatura de la papelera. Incluso cuenta con un sistema de alarma que transmite datos a la plataforma del servicio en el momento en que es necesario vaciar la unidad por alcanzar el 80% de su capacidad o cuando la temperatura interior de la papelera supera los 70 grados centígrados.

Las nuevas papeleras inteligentes con placas solares de Madrid. Madrid.es Omicrono

De esta forma, "cuando la papelera ya no puede compactar más residuos y está llena, en ese momento el sensor manda una señal para que se acuda a vaciarla. Además del sensor de llenado y del térmico, también cuentan con un sistema de cierre automático para que, en caso de eventos en los que por seguridad hay que quitar las papeleras, éstas se puedan cerrar de forma segura", indica el director general.

La tecnología de estas papeleras permite el envío de información de manera periódica sobre los niveles de llenado con hasta 16 lecturas diarias. Además, también muestra el estado de la batería para poderla reemplazar cuando se acaba, aunque se tratan de sensores de larga duración. "Al mandar solamente un mensaje cuando se llega al 80% de la capacidad de llenado y al no estar emitiendo constantemente, la batería dura años", explica.

Reponer bolsas

Por otro lado, el Ayuntamiento de Madrid ha comenzado a instalar alrededor de 500 sensores en las papeleras 'Cibeles', y el objetivo es llegar a implementar 12.000 de ellos, aunque solamente la mitad llevarán el sensor de llenado. "Este tipo de sensor se colocará en una papelera situada en una zona de alta demanda, aunque se pueden cambiar a otras en cualquier momento de forma sencilla. Mientras que las papeleras que tengan expendedor de bolsa contarán tanto con un sensor de llenado como otro para saber cuándo se quedan sin bolsas", informa Víctor Sarabia.

Una papelera con sensor para bolsas para excrementos de perros en Madrid. Madrid.es Omicrono

El objetivo es que este tipo de papeleras cuenten con sensores para intentar que tengan bolsas en todo momento y que cuando se acaben, "se detecte y se repongan rápidamente. Además, al ser papeleras que están puestas en zonas de bastante demanda, serían bastante fáciles de llenar", indica. Su funcionamiento es sencillo, ya que los sensores de los expendedores de bolsas para excrementos caninos activarán su alarma únicamente cuando detecten el agotamiento de bolsas y sea necesario su reposición.

De esta forma, los servicios de limpieza sabrán cuándo tienen que vaciar una papelera o reponer bolsas para los excrementos de perros. "Es una tecnología que estamos desarrollando ahora, por lo que no hay forma de saber cuántas bolsas hay exactamente en una papelera. Sólo podemos detectar cuándo ya no hay", indica el directivo.

Actuar rápido

Por ahora no hay planes para instalar más tipos de sensores en las papeleras, ya que la idea es ver cómo funcionan los ya existentes. Con los datos recibidos en la plataforma, se puede conocer exactamente en qué papeleras es necesario actuar, aumentando así la eficiencia del servicio de limpieza que se ocupa de la recogida de esos residuos y del servicio de mantenimiento y lavado de las mismas.

"Los sensores son de gran ayuda, ya que se puede saber cómo están las papeleras en todo momento. Con ellos, ahora solo se va a aquellas papeleras que se han quedado sin bolsas o a las que están llenas. El barrendero no dejará de existir, lógicamente, pero sí vamos a poder saber cuándo mandar a uno que esté por la zona o a un servicio de limpieza para vaciar las papeleras; algo que hasta ahora no era posible", concluye Víctor Sarabia.

El objetivo de estas papeleras inteligentes es tener controlado lo que está pasando en las papeleras para poder encontrar y resolver las situaciones rápidamente. Además, con la llegada de estos sensores también se reduce la contaminación, ya que los vehículos de limpieza realizan menos viajes, y permiten a la papelera recoger entre tres y cuatro veces más residuos que las papeleras convencionales.

Te puede interesar...

Contenido exclusivo para suscriptores
1€ primer mes
Accede a todo el contenido de EL ESPAÑOL por 1€ el primer mes, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información