Las nuevas cámaras de Canon, la Canon R5 y R6 se han constituido como las cámaras mirrorless más top de la firma hasta la fecha. ¿Su premisa? La capacidad de grabar a grandes resoluciones sin necesitar cámaras de cine. Sí, hablamos de 8K RAW a 30 fps. Y desde el momento en el que se anunciaron (aún no están disponibles en España, ojo) muchos usuarios pensamos en cómo afectaría esto a las temperaturas.

Noticias relacionadas

Porque las cámaras, ya sean réflex, mirrorless o de cualquier tipo se calientan cuando graban. Como es lógico, a cuanta más resolución, más temperatura, y por ello muchas de las cámaras que hay en la actualidad tienen algunas limitaciones para evitar daños en las mismas. Las Canon R5 y R6 se sobrecalientan, tal y como esperábamos y tal y como ha confirmado la misma Canon. El problema es hasta qué punto.

Porque recordemos, la R5 siendo el modelo más top era la más susceptible de caer ante estas presuposiciones. Pero la R6, el modelo más 'básico' de la pareja, también está teniendo algunos problemas. Tanto incluso que hay quien le ha puesto hielo encima.

Sí, las EOS R5 y R6 se sobrecalientan

Nuevas Canon EOS R5 y EOS R6. Canon Omicrono

Canon en su día difundió un comunicado aludiendo a las "velocidades de grabación y resolución más altas" que están obteniendo las cámaras, especialmente estos modelos que tienen la capacidad de grabar en 8K en formato RAW. Debido a estos hechos, "se genera calor debido a su resolución de primer nivel, velocidad de grabación y capacidad de enfoque automático, lo que puede limitar los tiempos de grabación continua".

Se confirma, así, que el calor puede limitar nuestro trabajo con las cámaras. Es importante recalcar, según Canon, que "antes de comenzar la grabación, la EOS R5 y la EOS R6 muestran una estimación del tiempo de grabación basándose en la temperatura de la cámara en ese momento y los ajustes de grabación seleccionados. La duración aproximada de los tiempos de grabación y recuperación para entornos a 23 °C están disponibles para que los clientes puedan decidir cómo utilizar mejor cada uno de los modos". Existe incluso una tabla que refleja estos hechos:

Tabla de tiempos de Canon. (Click para ampliar) Canon Omicrono

En el caso de la R5, el tiempo máximo de grabación a 8K 30p RAW es de unos 20 minutos. Algo que puede limitar mucho el flujo de trabajo. Pero se le suma otro hecho preocupante, y no es la limitación, sino el tiempo que tarda la cámara en "descansar". Los tiempos de descanso varían en función del tiempo que se lleve grabando, la resolución elegida y sobre todo la temperatura ambiente, que puede ser mayor en verano.

Tabla de recuperación con el dato de 23 grados Celsius como referencia. Canon Omicrono

En tal caso se habla de 10 minutos de descanso, pero siempre teniendo en cuenta los 23 grados Celsius. No obstante, si decidimos esperar justo ese tiempo, la cámara solo será capaz de grabar otra vez a 8K 30p RAW unos 3 minutos, y si queremos dejarla el doble de tiempo, podremos arañar 8 minutos. En 4K 60p, la cosa es algo similar.

Hielo por encima

Un argumento ante este hecho es que hablamos de la R5, la cámara que es capaz de grabar en 8K 30P. Como es lógico, su hermana mayor está más 'capada', pudiendo llegar a 'solo' 4K 60p a 10 bits. Sigue siendo una locura, por supuesto, pero si queremos 8K tendremos que irnos a la R5, que es sustancialmente más cara.

En el canal cinemaSD han realizado su correspondiente review y los resultados son poco alentadores. El responsable de la review, Johnnie Behiri, ha hablado a cámara después de su review explicando que también ha tenido problemas de sobrecalentamiento con la R6.

Hasta el punto de que en un momento dado le ha puesto una bolsa de hielo por encima a la cámara. Behiri ha asegurado que la R6, siendo una cámara excelente en todos los aspectos, tiene unos serios problemas de sobrecalentamiento que impiden que el uso de la misma sea fluido. Por cierto, no: las bolsas de hielo no han funcionado.

Denuncia que tras unas pruebas en 4K 60fps, ha probado a bajar la resolución a Full HD 120fps, lo cual le ha dado un poco más de cancha a la hora de grabar vídeo pero que igualmente le ha obligado a cortar en varias ocasiones.

Canon, para evitar el sobrecalentamiento, asegura que se ha usado una "aleación de magnesio en el cuerpo" para disipar el calor en sus cámaras "lejos de los componentes internos". Recuerda que existe una función "de control de sobrecalentamiento para reducir la generación de calor cuando la cámara se encuentra en reposo. Para mantener el nivel de sellado contra el agua y un diseño compacto, no se ha instalado ventilador interno".

Es algo común... en cine

No nos confundamos; esto no quiere decir que las R5 y R6 sean las únicas cámaras del mercado en tener problemas de sobrecalentamiento. De hecho, las cámaras mucho más potentes de cine están mucho más relacionadas con el calor de lo que podríamos pensar. Hay equipos de producción que incluso usan hielo y agua para refrigerar sus cámaras en plena grabación. 

Un ejemplo lo tenemos en el popular canal de tecnología Linus Tech Tips, que en una serie de vídeos de infarto se dispusieron a instalar una refrigeración líquida en sus carísimas cinematográficas RED, que suelen superar ampliamente los 100.000 dólares.

Pese a que las R5 y R6 son excelentes dispositivos que marcarán un antes y un después en el mercado de cámaras de vídeo, estas limitaciones pueden lastrar enormemente sus claras aspiraciones profesionales. Behiri, en su vídeo, llega a advertir a Canon, augurando que sus nuevas cámaras puede "que no estén preparadas para su lanzamiento". No obstante, nunca hay que olvidar que estos modelos son de preproducción, por lo que pueden arreglarse estos fallos a futuro.