Los planes de futuro de Apple pueden pasar por los wearables, a tenor del tremendo éxito que están teniendo sus dispositivos actuales. Tanto los Apple Watch como los AirPdos se están vendiendo tanto que Apple incluso puede tener problemas para cubrir la demanda.

Noticias relacionadas

Desarrollar más hardware aparte de teléfonos móviles y tablets puede ser clave para que Apple se mantenga como una de las compañías más valiosas del mundo. Y para ello, no tendrá más remedio que expandirse a nuevos dispositivos.

Que Apple está desarrollando unas gafas de realidad aumentada no es una noticia nueva; llevamos hablando de esta posibilidad desde el pasado septiembre. Pero es ahora que estamos viendo más pistas, y la última es tal vez la más interesante.

La conexión WiFi más rápida

Según una filtración de Macotakara, la clave está en los próximos iPhone y concretamente, en el nuevo estándar que podrían implementar: WiFi 802.11ay. Este tipo de conexión inalámbrica sería el WiFi más rápido del mercado, alcanzando tasas de transferencia de 176 Gbps; pero aunque suene increíble, hay buenos motivos por los que no muchos fabricantes están apostando por este estándar.

La nueva conexión sería ideal para streaming de vídeo Qualcomm

A diferencia del nuevo WiFi 6, que está limitado a unos 4,8 Gbps por usar las bandas de 2,4 GHz y 5 GHz, las mismas de los routers actuales, WiFi 802.11ay está basado en la banda de los 60 GHz para conseguir velocidades de transferencia de otro mundo.

El problema implícito de usar una banda como la de los 60 GHz es que la señal pierde alcance, y le cuesta especialmente pasar paredes. Es por eso que es poco probable que vayas a usar esta tecnología en tu casa; pero sí que abre la puerta a nuevos dispositivos con tasas de transferencia muy superiores, como por ejemplo, móviles y wearables.

Para el iPhone y las Apple Glass

El próximo iPhone 12 podría incluir compatibilidad con WiFi 802.11ay, según estos rumores; y eso, se mire como se mire, es demasiado pronto. El estándar ni siquiera está terminado completamente. El motivo de tanta prisa es que Apple quiere que ese sea el método de comunicación entre el iPhone y las próximas Apple Glass.

Las gafas de realidad aumentada de Apple podrían mostrar información superpuesta directamente en el cristal; así evitaríamos tener que sacar el móvil del bolsillo, disfrutando de contenido en alta resolución como mapas, fotografías o vídeos. Las posibilidades son enormes, pero el ancho de banda necesario para pasar todos esos datos desde el móvil a las gafas es grande. Aquí es donde entraría WiFi 802.11ay, ya que las gafas no usarían Bluetooth.

Por el momento estos son rumores, pero si se hacen realidad pueden ser rompedores.