De la misma manera que los iPhone abrieron una nueva era en la telefonía móvil, los AirPods de Apple han cambiado completamente el sector del sonido portátil. Lo acepten o no, todos los fabricantes ahora tienen esos auriculares como la referencia a batir.

Noticias relacionadas

Algunos son algo más descarados que el resto, produciendo auténticos "clones", mientras que otros intentan aportar algo diferente, una funcionalidad o característica que los haga destacar respecto al resto.

Pero no importa lo mucho que lo intenten, la mayoría de auriculares inalámbricos del mercado sigue sufriendo de un problema crónico: la latencia. En otras palabras, el retardo que ocurre entre que nuestro dispositivo produce el sonido, lo envía de manera inalámbrica al auricular, y este lo reproduce.

El problema de la latencia

Es inevitable que en un auricular inalámbrico se produzca una latencia semejante, que no ocurre con un auricular con cable; aunque dependiendo de la tecnología y el hardware usado, se notará más o menos. Para mucha gente, esta puede ser la primera vez que hayan oído hablar de un problema semejante; puede que, de hecho, nunca lo hayas notado.

Pero para los que sí somos capaces de notarlo, es una auténtica pesadilla. Nos damos cuenta al instante de que lo que ocurre en la pantalla de nuestro smartphone no concuerda exactamente con lo que escuchamos; es algo más notable cuando vemos vídeos o disfrutamos de videojuegos, ya que podemos asociar el sonido con la acción que lo provoca. Si ves un disparo, y un pequeño instante después escuchas su sonido, te puede distraer de la experiencia.

Por eso tenía tantísimo interés en probar los nuevos Hammmerhead True Wireless de Razer, unos auriculares inalámbricos que prometen luchar contra la latencia con su propia tecnología. Y gracias a Razer, por fin he podido probar de primera mano si realmente cumplen esa promesa.

Razer Hammerhead True Wireless

Sí, como cualquier fabricante del sector que se precie, Razer también ofrece una alternativa a los AirPods, en forma de los Hammerhead True Wireless. Y esto es inmediatamente evidente en cuanto los sacamos de la caja.

Los Razer Hammerhead, en su caja de carga Adrián Raya

Su diseño está claramente inspirado en la primera generación de AirPods, y por lo tanto parece lo que son: unos auriculares de botón a los que les han quitado los cables. La gran diferencia estética es que estamos hablando de Razer, y por lo tanto no están disponibles en blanco sino en un color negro muy llamativo y diferente a lo acostumbrado.

El otro detalle original es el logotipo verde de las tres serpientes del fabricante, que se nota más de lo que parece en las fotos. Y hablando de eso, ¿es raro que esté decepcionado porque estos auriculares no tengan iluminación RGB? Parece el tipo de locura que haría Razer, pero imagino que el proceso de fabricación ya es lo suficientemente complicado como para añadir eso; tal vez en próximas revisiones.

Estos auriculares no vienen solos, por supuesto, sino con una caja que sirve tanto para guardarlos como para recargarlos. La caja se parece más a la de los AirPods Pro, en el sentido de que es más ancha que alta; viene en el mismo color negro e incluye una única luz LED que cambia de color dependiendo del nivel de batería.

Un sonido con fuerza

En cuanto nos ponemos los Hammerheead True Wireless y empezamos a reproducir algo de música, nos damos cuenta de por dónde van los tiros. El sonido producido por estos auriculares no es especialmente fiel, pero es que esa era justo la intención.

Es evidente que Razer no ha intentado conseguir un sonido puro, sino que ha optado por la espectacularidad. Los graves están potenciados, incluso en el modo predeterminado del ecualizador; las baterías golpean duro y los bajos se notan especialmente.

Los Razer Hammerhead True Wireless Adrián Raya

Es un tipo de sonido que se adapta mejor a música electrónica, o, y esto es importante, videojuegos. Las explosiones impactan con fuerza, y notaremos cada uno de nuestros disparos.

Además, estos auriculares demuestran una sensación de amplitud sorprendente teniendo en cuenta las limitaciones. Ojo, no ofrecen la misma experiencia que unos over-ear en condiciones ni mucho menos; pero teniendo en cuenta lo pequeños que son, te pueden sorprender cuando la banda sonora llegue a su momento épico o cuando la partida se ponga complicada.

En cambio, no he disfrutado tanto de estos auriculares a la hora de escuchar música rock o que dependa de los agudos; su tratamiento no es especialmente bueno y si subes demasiado el volumen incluso puede ser molesto.

Luchando contra la latencia

Que estos auriculares sean buenos en videojuegos es algo especialmente importante porque fueron diseñados principalmente para eso. Un vistazo a su campaña de marketing nos lo dice todo: están dirigidos a jugadores hartos de las alternativas que hay en el mercado.

Lo que nos lleva a su principal ventaja: la latencia. Recién sacados de la caja, y sin hacer nada, tengo que decir que los Hammerhead me sorprendieron. Es cierto que la latencia es muy baja, y de hecho pronostico que será imperceptible para la mayoría de la gente, sin necesidad de hacer nada más. Sólo los jugadores expertos encontrarán algo de retardo.

El modo "gaming"

Para esos usuarios, Razer ha incluido un arma secreta en estos auriculares: el modo de juegos (Gaming Mode). Se activa pulsando tres veces y manteniendo pulsado en la zona táctil de los auriculares; una voz dirá "Gaming Mode", indicándonos que ahora los auriculares funcionan a una latencia inferior.

Es interesante ver que la diferencia es notable inmediatamente; por ejemplo, en cuanto pulsamos un botón en el juego. El sonido realmente es instantáneo, algo que prácticamente hace que llore, como alguien que siempre ha sufrido con auriculares inalámbricos.

La caja de carga es pequeña y elegante Adrián Raya

Es realmente llamativo, y un adelanto de lo que está por llegar en el sector. Claro, que también tiene sus desventajas. Aunque no he notado una diferencia significativa en la calidad de sonido, el modo de juegos sí que afecta al funcionamiento de los auriculares.

Por ejemplo, he notado más interferencias cuando me movía, e incluso cortes en el sonido. De todas formas, si te mantienes cerca del smartphone no deberías notar mucha diferencias. También notarás que la batería se termina antes, aunque en ese sentido estos auriculares cumplen las cifras dadas por Razer, durando 16 horas con una carga aproximadamente.

Ajuste algo complicado

Usar los Hammerhead True Wireless es muy sencillo, al menos al principio. Sólo con abrir la caja de carga los auriculares buscan automáticamente la conexión con nuestro dispositivo; si es la primera vez que lo usamos, aquí es cuando tenemos que activar Bluetooth en nuestro smartphone, tablet u ordenador y emparejar los auriculares.

Si ya están emparejados, un mensaje de voz sonará advirtiéndonos de que se ha realizado la conexión; a partir de entonces, los auriculares reproducen el sonido del dispositivo. Esta autosincronización es bastante simple, aunque personalmente los problemas empiezan al intentar ponérselos.

Los Hammerhead True Wireless descansan en la oreja Adrián Raya

Al igual que los AirPods normales, los Hammerhead True Wireless no son auriculares "in-ear", en el sentido de que no penetran en nuestro canal auditivo; en vez de eso, "descansan" en la oreja. Este diseño propio de los AirPods divide opiniones, y con los Hammerhead ocurre exactamente lo mismo

Personalmente, no soy el mayor defensor de este diseño precisamente, y me da la impresión de que se intenta apelar a compradores que quieren unos AirPods. Siempre me da la sensación de que los auriculares están mal puestos, y dedico demasiado tiempo a ajustármelos; el plástico del que están fabricados se desliza demasiado fácilmente en mi oreja.

Los accesorios son un cable USB-C, una pequeña correa para la caja y adaptadores de silicona Adrián Raya

La propia Razer parece ser consciente de que eso es un problema, e incluye una posible solución en la caja: unas fundas de silicona, que ofrecen una mayor sujeción. Es cierto que ese añadido supone una mejora importante; en mi caso, los auriculares ya no resbalan tanto y me dan una mayor sensación de seguridad. Aún así, siento que no es la mejor de las soluciones.

Controles táctiles que molestan un poco

Tener que pelear un poco para ponerme los auriculares no sería para tanto si no fuera por los controles táctiles. Como otras alternativas, los Hammerhead True Wireless se controlan con dos zonas táctiles en la cabeza de cada auricular.

Tengo que aclarar que no hay nada malo en estos controles, y siempre han funcionado como he querido. Se basa en dar toques a la cabeza del auricular, cada función activándose dependiendo de la duración y la cantidad.

El control táctil de los Hammerhead está en la zona del logotipo Adrián Raya

Por ejemplo, un toque corto nos permite pausar e iniciar la reproducción multimedia, así como responder llamadas usando el micrófono incorporado. En cambio, un doble toque nos permite saltar de canción, y un triple toque vuelve a la canción anterior.

Una vez pasado el periodo de adaptación, no deberías tener ningún problema en familiarizarte con estos controles. Pero al principio, pueden ser algo frustrantes; en mi caso, cada vez que me ponía los auriculares tocaba la zona sin querer, y empezaba a reproducir música aunque no quisiera.

No exagero si digo que he sufrido eso durante un par de semanas. Ya estoy acostumbrado y cojo los auriculares de tal manera que no toco la parte táctil, pero si los vas a usar, es algo que debes tener en cuenta para no frustrarte demasiado.

App no obligatoria, pero recomendada

Los Razer Hammerhead True Wireless funcionan con cualquier dispositivo Bluetooth que se precie, pero si realmente les quieres sacar todo el partido es recomendable que instales la app oficial.

Disponible para iOS y Android, la app de Razer nos facilita las cosas y nos permite activar algunas de sus funciones sin necesidad de usar los controles táctiles integrados.

App para iOS de los Razer Hammerhead True Wireless

Para empezar, nada más instalarla, la app nos permite emparejar los auriculares, mostrándonos el proceso de manera visual; puede ser una buena ayuda si no sabes qué hacer. Una vez emparejados, la app nos permite acceder a un tutorial en el que nos explica los atajos y trucos más interesantes.

Desde la app también podemos ver el nivel de carga de los auriculares; aunque estos nos avisan con mensajes de voz si se están quedando sin batería, la app nos ofrece esa información de manera visual.

La app también incluye un ecualizador de sonido, con tres opciones por defecto; la predeterminada es mi favorita, pero si quieres puedes optar por refozar los graves o los agudos.

Peero sin duda, lo mejor de la app es que permite actualizar el firmware de los auriculares de manera sencilla; en el periodo de tiempo que los he usado me llegó una actualización que permite, por ejemplo, cambiar el idioma de las notificaciones de voz (aunque aún no está el español).

Un gran problema, solucionado

Por si solos, los Razer Hammerhead True Wireless son unos buenos auriculares inalámbricos, una alternativa a los AirPods que llamarán la atención de cualquiera por su color y su diseño. Su sonido es más que aceptable teniendo en cuenta las limitaciones y su rango de precio.

Razer Hammerhead True Wireless Adrián Raya

Pero por supuesto, el verdadero motivo para hacerse con estos auriculares está en su función estrella: la baja latencia. Tanto si siempre notaste este problema, como si es la primera vez que oyes hablar de él, estos auriculares pueden suponer una gran diferencia; puede que incluso te sirva para "abrir los ojos", y darte cuenta de lo que estabas sufriendo sin darte cuenta. Si juegas con el móvil, puede que sea casi obligatorio tenerlos en cuenta.

Los Razer Hammerhead True Wireless tienen un precio de venta al público de 119,99 € y también están disponibles en tiendas como Amazon.