Hardware

Para comprar los nuevos AirPods más caros del mundo necesitarías una hipoteca

La compañía rusa Caviar ha presentado su versión de los AirPods más caros del mundo, fabricados en oro de 18 quilates, diseñados para las personas más ricas de todo el planeta.

Noticias relacionadas

A todo el mundo le gustaría ser millonario, pero ¿qué haces cuando tienes tanto dinero? Llega un momento en el que te has comprado todo lo que querías y aún te sobra pasta.

"Afortunadamente", hay empresas que han visto este filón, y están especialmente centradas en ofrecer productos pensados para el que le sobra el dinero. Caviar es el apropiado nombre de una de estas empresas.

El fabricante ruso ya ha pasado por Omicrono en un par de ocasiones, gracias a sus excesivas revisiones a productos ya existentes. En concreto, está especializada en modificar dispositivos electrónicos con nuevas carcasas fabricadas en materiales exóticos y caros.

Los AirPods más caros del mundo

Los nuevos AirPods Pro han pasado por las manos de los artesanos de Caviar, y el resultado es tan excesivo como esperábamos. Esta modificación era inevitable, ya que Apple es la marca preferida de la jet set.

Aunque en los últimos años Apple ha expandido su catálogo con productos más accesibles, sigue lanzando productos como los AirPods Pro; de lo más completo del mercado, pero con un precio muy superior a las alternativas.

Pero si pagar 279 € por unos auriculares inalámbricos te parece demasiado, ¿qué pensarías de pagar más de 60.000 €? En concreto, estos AirPods cuestan 67.790 dólares, convirtiéndose en los auriculares más caros del mundo.

Y eso que, técnicamente, no son diferentes. El interior sigue siendo el mismo, con el mismo chip H1, la misma cancelación de ruido y la misma autonomía de 5 horas. También incluye la misma caja que permite añadir 24 horas más de autonomía. Pero todo lo demás es diferente.

Estos AirPods Pro han sido fabricados en oro de 18 quilates. No, no es que estén recubiertos, es que el plástico ha sido sustituido por oro; no solo en los propios auriculares, sino en la caja.

Eso también implica que son más pesados de lo normal, tal vez el único sacrificio que tendrás que hacer, aparte del estético. Sobre gustos no hay nada escrito, pero es fácil ver porqué mucha gente vería este diseño de mal gusto. Además, los detalles que no han podido ser recubiertos en oro, como las nuevas gomas para adaptar los auriculares al oído, destacan mucho más.

Claro, que eso no importa mucho, porque no verás estos AirPods ni aunque te juntes con la crème de la crème. Sólo se ha fabricado una unidad de estos auriculares, convirtiéndolos en los más exclusivos del mundo.