Adrián Raya Manuel Fernández

Para impedir la expansión del coronavirus, es vital obtener la mayor cantidad de datos como sea posible. No solo de la cantidad de infectados, sino también su localización, qué hicieron los últimos días antes de caer en la enfermedad, e incluso lo que están haciendo en esta cuarentena.

Noticias relacionadas

Por ejemplo, de nada sirve que una persona sea diagnosticada con coronavirus, si se salta la cuarentena y acaba infectando posiblemente a decenas de personas más. Este control sobre la información ha sido uno de los pilares de China en su lucha contra el coronavirus.

Y ahora Europa puede que le siga los pasos. Según ha revelado Bloomberg, algunos gobiernos europeos ya están negociando acuerdos con Palantir, una de las mayores empresas de big data del mundo.

Palantir, big data polémico

Logo de Palantir Palantir

El nombre de Palantir es algo infame en Internet. Fundada por Peter Thiel, uno de los pocos líderes tecnológicos que apoyó a Donald Trump desde el principio, esta empresa mantiene varios contratos con el gobierno estadounidense basados en la obtención y gestión de datos.

Sus productos más conocidos son los usados por el ejército y la inteligencia estadounidense, especialmente los relacionados con el rastreo de personas. Su proyecto más polémico es con el departamento de inmigración de los EEUU, consistente en rastrear y registrar información personal de inmigrantes, tanto legales como ilegales.

Rastreando el coronavirus

Sea como fuere, la startup está en conversaciones para suministrar a Gobiernos de países afectados por el COVID-19 en Europa de software que sea capaz de luchar contra la propagación del virus. Concretamente y según Bloomberg, estaría en conversaciones con Francia, Alemania, Suiza y Austria, y ya tendría un acuerdo con el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido.

El software de Palantir es capaz de extraer información digital remota de un solo repositorio; su capacidad de análisis de datos puede ser tremendamente útil. La firma está proporcionando al Servicio Nacional de Salud (NHS) de UK y a los CDC de Estados Unidos análisis de datos referentes al virus para permitir "que se integren, limpien y armonicen datos dispares para desarrollar una fuente única que apoyará la toma de decisiones", según podemos leer en una publicación del blog de la NHS.

Futurología.

La clave está en Foundry, el software propietario de Palantir que se estaría complementando con una herramienta llamada "Gotham", conocida por apoyar a agencias de inteligencia para el rastreo de personas, como ya hemos comentado antes. A medida que las medidas tecnológicas viran hacia la vigilancia para afrontar al virus, estas herramientas han ido cobrando cada vez más protagonismo.

Palantir, al menos de cara a la galería, parece ser consciente de que su mala fama puede traerle problemas. Courtney Bowman, en una entrevista en The Wall Street Journal, aseguró que la privacidad y la libertad civil deben tomarse como "concentraciones orientadoras" en respuesta al COVID-19 usando el Big Data, y no para "ideas posteriores".

Gracias al análisis de datos de Palantir, el rastreo de usuarios para evitar que estos propaguen el COVID-19 puede ser todavía más intrusivo con los beneficios e implicaciones que esto conlleva; sacrificar nuestra privacidad en pos de acabar con la crisis del coronavirus lo antes posible. Sin embargo, no deja de despertar temor el pensar que estos agentes usen esos datos para algo más que para rastrear el virus, máxime sabiendo la reputación existente de Palantir.