Pasamos el día pegados a una pantalla: móviles, ordenadores, televisores... sin embargo, no hay nada como ver las películas y series en una de grandes dimensiones. Eso es lo que piensan al menos desde Anker que, a través de su marca Nebula, ha apostado por poner en el mercado una familia de pequeños proyectores que permiten que tengamos una pantalla de gran tamaño en casi cualquier lugar.

Noticias relacionadas

En esta nueva estrategia de proyectores de bolsillo, hemos podido probar el Nebula Apollo, un dispositivo un poco más grande que una lata de refresco y con apariencia de un altavoz inalámbrico bluetooth, con el que podremos tener una pantalla de 100 pulgadas (unos 2,54 metros en diagonal) donde queramos y con sólo colocarlo en una superficie lisa.

Más allá de poder tener una pantalla de grandes dimensiones en cualquier sitio, el Apollo (399€) cuenta con la ventaja de ser completamente autónomo. Incluye sistema operativo propio, tiene su propio sistema de altavoces, y no necesita estar conectado a la corriente, tres pilares con lo que empezar a ver contenido es tan fácil como encender y disfrutar. 

Una smartTV en cualquier sitio

Lo primero que llama la atención del dispositivo es su claridad y nitidez. Aunque lo ideal es verlo en entornos oscuros y con poca luz, en ambientes con mayor claridad se defiende y se puede ver contenido de forma correcta gracias a los 200 lúmenes ANSI de los que presume. Para enfocar la imagen bastará con ajustar la rueda que se encuentra en el lateral izquierdo mientras que para corregir la deformación al inclinarlo lo hará él por sí mismo.

Nebula Apollo Chema Flores

Más allá de la calidad de imagen, lo que define a este modelo es que, a diferencia de otros picoproyectores, Nebula ha optado por equipar Android. En este caso tendremos la versión 7.1 del sistema de Google. No es la más avanzada pero funciona con fluidez y cumple con su propósito: tener a mano las aplicaciones de vídeo que más usamos. Así pues, podemos conectarnos directamente a nuestra cuenta de Netflix, YouTube o Prime Video sin necesitar estar vinculados a otro dispositivo externo, únicamente hará falta una conexión a internet. 

Que venga con Android no resta que se pueda conectar a éste otros dispositivos a través de cable. Cuenta en la parte trasera con puertos HDMI y USB-A lo que permite conectar desde una consola a ese 'pincho' con las fotos de las últimas vacaciones; asimismo se puede mandar contenido a través de AirPlay o Miracast.

Controles táctiles del proyector Chema Flores

Para movernos por la interfaz del Apollo habrá tres formas de hacerlo. La primera y más directa es a través del panel táctil que encontramos en la parte superior donde hay cinco botones: subir y bajar volumen, volver, ir al menú principal y el modo ratón, que permite convertir la parte superior en una especie de trackpadMás cómodo que este control táctil es el mando que incluye, con el que moverse por el Apollo es igual de cómodo que hacerlo a través del menú de cualquier SmartTV. Por último, también podremos replicar la experiencia del mando desde el smartphone, a través de la app de la compañía, una solución ideal si nos movemos y sólo nos queremos llevar el proyector.

Sonido y batería

Con respecto al sonido, el Apollo está concebido con la misma independencia. Dispone de un sistema de altavoces propios que emite la música y los diálogos en 360 grados con una potencia de 6W, lo que le convierte en uno de los altavoces más potentes del mercado incorporado en un proyector. Sin embargo, para tener más potencia el proyector puede conectarse a un sistema mayor de altavoces con el que se mejora la experiencia.

Nebula Apollo. Chema Flores

Tan independiente en reproducción de contenido como en sonido lo es en autonomía. En su interior equipa una batería que da para 4 horas de reproducción continua. De este modo, Ben-Hur o Los diez mandamientos se podrán ver de una sentada con sus poco más de 3 horas y 40 minutos de duración. Eso sí, si queremos pegarnos un verdadero maratón de series, será necesario conectarlo a la corriente.

En suma, la nueva familia de proyectores de reducido tamaño de Anker es una de las sorpresas más gratas que ha dado la industria en los últimos tiempos. Una verdadera alternativa para aquellos que quieren tener una pantalla de grandes dimensiones en cualquier lugar de forma instantánea, o no tener que montar la estructura de un cine en casa con un proyector de gran tamaño.