Por mucho que muchos de nosotros naveguemos y naveguemos en Internet, en la Red de Redes hay mucho que no podemos ver. Si bien a diario cuando entramos en YouTube vemos nuestros vídeos favoritos, hay cientos de miles de horas de metrajes que nunca ven la luz por motivos sumamente oscuros. Motivos que en muchas ocasiones es absolutamente ilegal.

Noticias relacionadas

Lo mismo ocurre con las webs que visitamos. La llamada Deep Web es la parte "negra" de Internet, la parte oscura que no vemos y que está llena de páginas absolutamente delictivas; mercado negro de armas, pornografía infantil, etcétera. Y alguien debe moderar este contenido, sobre todo hablando de YouTube, siendo esta la plataforma más grande de visualización de vídeos del mundo.

¿Y quién podría moderar vídeos así sin tener una fortaleza mental gigantesca? Los moderadores de YouTube, expuestos a todos estos problemas, no solo tienen que pasar por todo este calvario: son obligados a que firmen un documento reconociendo que su trabajo puede causar trastornos de estrés postraumático, o TEPT, según una extensa investigación de The Verge.

Moderar vídeos en YouTube es traumático

YouTube.

Según ha podido averiguar el medio en una investigación que ha mostrado documentos y declaraciones de empleados, YouTube obliga a sus trabajadores a firmar un documento admitiendo que moderar vídeos en YouTube puede provocar los mismos trastornos que provocarían que te torturen o ir a la guerra.

Pero, ¿qué es el trastorno de estrés postraumático? Este es un trastorno mental que se manifiesta después de la exposición del paciente a hechos sumamente traumáticos o estresantes, ya sea involucrando daño físico o teniendo una naturaleza traumática para el usuario. Estos trastornos se pueden dar después de estar expuestos a hechos tan traumáticos, como (citando a la Wikipedia): "dolor ocasionado por una guerra vivida por un soldado, torturas, acoso sexual o amenazas de muerte inminentes".

No es extraño en este caso que los moderadores de YouTube sufran estos trastornos; recordemos que a la plataforma se suben miles de horas de vídeo cada día, y entre todos esos miles de horas hay vídeos especialmente grotescos; asesinatos, abusos sexuales, hechos tremendamente delictivos, etcétera.

YouTube recurre a Accenture, un sitio de moderación que opera en Austin, Texas. Este distribuyó el documento a sus trabajadores el día 20 de diciembre, 4 días después de que la misma The Verge publicara otra investigación acerca del TEPT de los trabajadores de estas instalaciones.

YouTube.

El documento, titulado "Reconocimiento", asegura lo siguiente: "Entiendo que el contenido que moderaré puede ser molesto. Es posible que moderar dicho contenido pueda afectar a mi salud mental e incluso podría conducir a un trastorno de estrés postraumático (TEPT). Aprovecharé al máximo el programa 'weCare' y buscaré servicios adicionales de salud mental si es necesario. Avisaré a mi supervisor/a de Recursos Humanos si creo que el trabajo está afectando negativamente a mi salud mental".

Según explica Acenture: "El bienestar de nuestra gente es una prioridad. Actualizamos regularmente la información que brindamos a nuestra gente para asegurarnos de que comprendan claramente el trabajo que realizan, y el programa de bienestar líder en la industria y los servicios de apoyo integral que brindamos". La misma compañía admite que comparte contenido perturbador con todos los moderadores, incluidos aquellos que emplea con contratos de Facebook y Twitter.

Los servicios de apoyo que ofrece Accenture en referencia al documento incluyen un "entrenador del bienestar", una línea directa con este entrenador y un contacto con el departamento de recursos humanos. El entrenador no es un médico y no puede diagnosticar ni tratar los trastornos de salud mental, según explica el mismo documento.

Los trabajadores deben cuidarse solos

El documento, más que dar opciones a los trabajadores, les obliga a ser responsables de sus problemas. Este indica a los empleados que deben monitorear los cambios que sufran en su salud mental y se les ordena informar de estos cambios a su supervisor o representante en Recursos Humanos. Si es necesario, deberán buscar ayuda externa.

YouTube

"Entiendo lo importante que es controlar mi propia salud mental, particularmente porque mis síntomas psicológicos son principalmente aparentes en mí. Si creo que puedo necesitar algún tipo de servicio de atención médica más allá de los proporcionados por Accenture, o si un asesor me aconseja que lo haga, lo buscaré.

Ningún trabajo vale la pena sacrificar mi salud mental o emocional. Este trabajo no es para todos". Este último párrafo es especialmente significativo, ya que deja entrever que Accenture no considera empleados a los usuarios que sufran problemas mentales a costa de su trabajo. No hará adaptaciones a los trabajadores que sufran por esta tarea y si nos basamos en las leyes federales estadounidenses, esto desembocaría en un acto ilegal. Esto es debido a que el texto podría interpretarse como una declaración asumiendo que en caso de que el empleado sufra incapacidad podrían ser despedidos.

Aunque Accenture asegura que la firma del documento es voluntaria, varios empleados aseguraron a The Verge que fueron amenazados con el despido si se negaban a firmar. Además, el mismo documento especifica que su cumplimiento es obligatorio. "El cumplimento estricto de todos los requisitos en este documento es obligatorio. El incumplimiento de los requisitos equivaldría a una mala conducta grave y, para los empleados de Accenture, pueden justificarse medidas disciplinarias que pueden incluir el despido".

FILE PHOTO: The Google app logo is seen on a smartphone in this illustration Dado Ruvic Thomson Reuters

Google no respondió ni acerca de la presencia de estos trastornos en sus moderadores ni sobre la advertencia en el documento de las consecuencias de realizar este trabajo. La respuesta de Google ante la revelación de este documento es la siguiente:

"Los moderadores hacen un trabajo vital y necesario para mantener las plataformas digitales más seguras para todos. Elegimos cuidadosamente las empresas con las que nos asociamos y les pedimos que proporcionen recursos integrales para apoyar el bienestar y la salud mental de los moderadores".

Según la Ley de Seguridad y Salud Ocupacional de 1970 (OSHA), las empresas deben proporcionar un lugar de trabajo libre de riesgos que puedan causar daños graves o la muerte. Según Hugh Baran, un abogado dle Proyecto de Ley Nacional de Empleo consultado por The Verge, esta ley fue diseñada para reconocer que la mayoría de empleados no pueden evitar las condiciones inseguras en sus puestos de trabajo.

Las declaraciones son espeluznantes

Si bien la misma investigación no da cifras exactas sobre cuántos de los moderadores sufren el trastorno de estrés postraumático, las entrevistas dejan entrever que el número de afectados es cuantioso. No solo TEPT; según explican los empleados consultados por la investigación, estos desarrollan otros síntomas como la depresión, la ansiedad o el insomnio.

Quizás la declaración más desgarradora sea esta de un empleado anónimo, que aseguró lo siguiente: "Si supiera desde el principio cómo este trabajo afectaría a nuestra salud mental, nunca lo habría cogido".

Tanto es así que incluso una ex moderadora de Google aseguró que aún a día de hoy, dos años después de dejar su trabajo, sigue sufriendo síntomas de TEPT en su día a día. Además, aseguran que el movimiento de Accerture llega muy tarde y por sorpresa, ya que algunos trabajadores llevan trabajando más de un año y solo ahora la empresa ha reconocido los problemas que puede generar este trabajo en sus empleados.

Origen | The Verge