La presencia de cámaras en nuestras calles es cada vez más común, pero tal vez más importante es el avance en el desarrollo de algoritmos capaces de automatizar tareas de vigilancia. Por ejemplo, programas que sean capaces de detectar a personas "sospechosas" por su aspecto, comportamiento o porque aparezcan en una base de datos.

Noticias relacionadas

Al mismo tiempo que esta tecnología se expande en nuestras ciudades, crecen movimientos que buscan contrarrestarla; aunque tal vez el último proyecto nacido para esquivar la mirada de las cámaras sea el más curioso.

La hácker y diseñadora Kate Rose ha presentado en la DefCon, una de las conferencias de ciberseguridad más importantes del año, una línea de ropa diseñada para evitar las cámaras y sus algoritmos.

Ropa para engañar a cámaras

En concreto, Rose se ha centrado en los algoritmos ALPR, lectores automáticos de matrículas, para confundir a las cámaras y hacerles creer que están grabando a un coche, y no a una persona real.

Es por eso que los diseños de estos vestidos se basan principalmente en matrículas falsas; algunos diseños de hecho consisten únicamente en esas matrículas sobre un fondo de un solo color, mientras que otros incluyen los números en medio de un patrón de circuitos, o con texto sacado de la cuarta enmienda de la constitución de los EEUU, que protege contra registros y detenciones arbitrarias.

Adversarial Fashion

Estos diseños se aprovechan de las limitaciones de los ALPR, y de cómo suelen tener un campo visual muy amplio, pero tienen problemas con la "especificidad"; dicho de otra manera, si detectan ciertos componentes, como una matrícula, inmediatamente asumen que están grabando un vehículo.

Estos patrones han sido diseñados para que puedan ser leídos fácilmente por las cámaras en situaciones de buena iluminación; aunque su creadora recomienda coger una talla más grande de la que tenemos, para que los patrones estén lo más planos como sea posible y el engaño funcione mejor.

Por el momento esta línea de ropa es sólo conceptual, una protesta más que un intento real de esquivar cámaras; aunque en teoría funcionan, tampoco te podrías fiar mucho de ello si realmente buscas ser "invisible" para las cámaras.