Todos recordamos a ese perro robot de juguete que apenas podía hacer un par de sonidos y con esfuerzo andar detrás de nosotros. Este era un esbozo de lo que sería el principio de una marcada por los animales electrónicos que son más que juguetes entretenidos.

Noticias relacionadas

El robot que os traemos hoy es un perro robot que dista bastante del juguete por el que babeabas en las jugueterías de tu ciudad. Este es un proyecto de los investigadores de la Florida Atlantic University llamado Astro y es un animal cibernético muy especial.

De base, hablamos de un perro robot equipado con una red neuronal, capaz de aprender tareas a base de ensayo y error. Además y aunque parezca una tontería, sí que se parece a un perro... aunque este cause un par de pesadillas por su aspecto.

Astro, el perro robot equipado con una red neuronal capaz de aprender

Alex Dolce Florida Atlantic University

Astro se puede considerar un animal robótico inteligente, ya que, insistimos, no es un perro robot dedicado a entretener. Este robot es capaz de resistir embestidas, levantarse por su propio pie (o... ¿pata?) y puede andar por terrenos difíciles como terreno con piedras o en definitiva dificultoso. Estos terrenos suelen encontrarse en operaciones de búsqueda y rescate.

Pero lo especial de Astro, este... "adorable" perro robot está en su cabeza. Dentro de su cabeza impresa en 3D e inspirada en un Doberman Pinscher existe un conjunto de unidades de procesamiento de gráficos Nvidia Jetson TX2. En definitiva, tiene un "cerebro" con una red neuronal.

Gracias a este cerebro, Astro puede aprender a base de ensayo y error y aprender a hacer tareas. En cifras, esto le da unos 4 teraflops de potencia informática, que se compenetran  junto a sensores integrados en Astro. Entre otros, Astro está equipado con un módulo de imágenes de radar, cámaras y un micrófono direccional para entender su entorno y aceptar comandos de voz.

Alex Dolce Florida Atlantic University

El perro robot de 45 kilos ya sabe responder a comandos de voz básicos como "sentarse", "pararse" o "acostarse". Este perro robot está desarrollándose aún, por lo que aún falta que se le incluyan más sensores adicionales con los que podrá detectar armas y explosivos, guiar a personas discapacitadas, explorar entornos peligrosos o ayudar a soldados en el campo de batalla.