Los trolls de Internet pueden ser peligrosos, ya que aunque muchas de sus acciones no pasen de intentos fútiles de conseguir reconocimiento, otras veces se asocian con ideologías inaceptables en nuestra sociedad moderna. Una nueva campaña de estos está intentando librar una batalla de nuestros tiempos (sin mucho éxito) para conseguir esta presencia en redes. Su plan: convertir el hashtag en la nueva esvástica nazi.

Los trolls de Internet y la esvástica nazi: cuando el hashtag es mal usado

Noticias relacionadas

Esta nueva campaña proviene de 4chan, un sitio que se ha caracterizado por estar envuelto en polémicas de todo tipo, ya sea por motivos ideológicos o sucesos que han dado para más de un top siniestro. El último hit de este foro ha sido propiciado por una campaña de trolls de Internet, que están intentando convertir el hashtag que conocemos en las redes sociales para usarlo como un símbolo de la supremacía blanca.

No pondremos los enlaces al foro de 4chan, ya que consideramos que eso sería darle más publicidad a la campaña. Pero en dicho hilo de publicaciones, diversos usuarios han empezado dicha campaña para intentar asociar al hashtag con la nueva esvástica nazi, la derecha y la extrema derecha. Pero, ¿por qué?

Hacker

El hashtag en las redes sociales sirve para etiquetar nuestros gustos, sucesos de hoy en día y demás eventos. La esvástica y la ideología nazi son inadmisibles en nuestra sociedad moderna, y por lo tanto, esta no puede ser difundida de forma tan fácil en las redes. El plan, según los trolls de Internet promotores de esta iniciativa es “comenzar a usar # para representar la esvástica en los memes y las redes sociales”.

La campaña ha sido apodada “Bash the Hash”, un juego de palabras haciendo alusión al término antifascista “Bash the Fash”. Además de querer representar la esvástica mediante este método, de paso se quiere eliminar la posibilidad de que sitios como Twitter usen este símbolo. Al ser asociado con la extrema derecha, muchos sitios deberían eliminarlo ya que estas ideologías no están permitidas.

Estas son algunas declaraciones de los usuarios de la campaña “Bash the Hash”:

  • [Bash the Hash] “también obligará a las corporaciones a dejar de poner hashtags en cada jodido anuncio”, según el líder de la campaña troll.
  • “Será una situación perfecta de ganar-ganar. O Twitter tendrá que aceptar el nazismo flagrante en sus foros o tendrá que encontrar una manera de deshacerse de los mecanismos básicos del sitio”.
  • El hashtag también fue equiparado a la esvástica y otra simbología nazi. Incluso se alegó que representaba a “Heil Hitler”.

Esta campaña no ha sido la primera de 4chan relacionada a la extrema derecha. Ya en 2017 casi consiguieron asociar el gesto del “OK” a la extrema derecha y a la supremacía blanca. Llegó a tales puntos que la Liga Antidifamación (ADL, por sus siglas en inglés), una de las organizaciones de derechos civiles más antiguas del país, emitió un comunicado pidiendo a las personas que consideren el contexto en el que se usa el gesto.

Según este grupo tal y como recoge The Daily Dot:¿Se ha convertido el gesto de la mano” OK “con el pulgar y el índice en un simple signo de mano de supremacista blanco? No del todo, pero se ha convertido en un gesto popular utilizado por personas en varios segmentos de la derecha y la extrema derecha, incluidos algunos supremacistas blancos reales, que generalmente lo usan para desencadenar reacciones, o lo que describirían como ‘rastrear las libertades’.”.

Si bien la campaña no ha sido ni de lejos un éxito, sí que es cierto que una cantidad preocupante de memes y carteles empezaron a circular por Twitter tras el inicio de la campaña de los trolls de Internet. En primera instancia se pensó que estos memes venían de de Antifa, una asociación caracterizada por ser abiertamente antifascista y responder directamente a los grupos de extrema derecha con acción directa.

Por lo tanto, si navegas por Twitter y te encuentras este tipo de campañas y a esta clase de trolls, te instamos a que reportes inmediatamente los posts que vayas viendo para evitar la extensión de “Bash the Hash”. Claro está que esta campaña está lejos de la ya mencionada en 2017, pero además de preocupante nos hace ver cómo se libran las batallas ideológicas en la era moderna, donde las redes sociales e Internet dominan.