La muerte de miles de conejos virtuales en Second Life nos obliga a hacernos dos preguntas: ¿Todavía hay gente en Second Life? y ¿Por qué pueden los animales virtuales pueden morir?

Noticias relacionadas

A lo mejor recuerdas Second Life; en su momento, fue el ejemplo más famoso de “doble vida en Internet”. Un mundo virtual en el que podíamos ser otra persona, idéntica a la que éramos en la vida real o lo completamente opuesto.

Aunque ya no ocupe telediarios, Second Life sigue atrayendo a cientos de miles de jugadores de todo el mundo. Buscan algo diferente a otros MMO (multijugador online masivo), una experiencia y una comunidad diferentes.

Conejos virtuales, ¿la mascota perfecta?

Y por supuesto, en Second Life puedes tener tu propia mascota; pero no es sólo un personaje virtual con una forma diferente, trae consigo su propia mecánica de juego. Esas mascotas se pueden reproducir, y puedes criar nuevos ejemplares con las características de sus padres.

second life ozimal 1

Cada tipo de mascota es diferente, porque Second Life permite a los desarrolladores implementar y vender sus propias creaciones; por eso, los requisitos varían con cada uno. Hay algunas mascotas que necesitan comer cada cierto tiempo; en otras palabras, conectarse con el servidor de sus creadores para comprobar que todo está correcto.

Ozimals es uno de estos casos; fue uno de los primeros vendedores en ofrecer mascotas en Second Life, unos adorables conejos. Su popularidad es tal, que incluso nació un mercado de accesorios sólo para estos animales; es uno de los mejores ejemplos de economía digital dentro de un videojuego.

Ozimals cierra y abandona a sus conejitos

second life ozimal 4

Sin embargo, desde el viernes pasado los Ozimals también se han convertido en un ejemplo de lo que pasa cuando abusas del DRM (protección anticopia); la semana pasada, los creadores de Ozimals anunciaron de repente que iban a cerrar, y que ya no iban a dar soporte a sus clientes.

Esto suponía que los conejos que necesitaban comer, no iban a poder hacerlo simplemente porque no tenían nada que echarse a la boca. Los animales que no comen no “mueren” por así decirlo, sino que oficialmente permanecen inactivos “hibernando”; pero como ya no van a recibir comida nunca más, el efecto es el mismo que la muerte.

El anuncio llegó por sorpresa, y de hecho no duró mucho publicado; la web de Ozimals ya no está disponible, no han dejado rastro de su existencia. La explicación tampoco fue muy completa; los responsables de Ozimals recibieron una carta de “Cese y desista”, un aviso formal para que parasen su actividad si no querían ir a juicio.

La muerte de miles de conejos virtuales en Second Life es una historia de DRM

second life ozimal 3

No se sabe quién envió la carta, o ni siquiera si realmente existe; solo que el soporte de sus productos se terminaría inmediatamente. Los servidores se cerrarían, y los conejos no podrían conectarse a la base de datos para “comer”.

No todos los conejos morirán, ya que existía una opción para hacerlos inmortales (a cambio de un pago, claro); pero incluso estos conejos inmortales ya no podrán tener crías con el cierre de servidores.

Este caso es una demostración más de lo que ocurre cuando se abusa del DRM; la “comida” era, a todos los efectos, un DRM puesto para evitar que los usuarios modificasen sus criaturas. Ahora que ya no hay nadie para dar la “comida”, los usuarios se han quedado abandonados con sus mascotas en un eterno estado de inactividad.