El presidente de Rusia, Vladímir Putin, tachó este sábado de "agresión contra un Estado soberano" el ataque de Estados Unidos y sus aliados contra Siria, y acusó a Washington de ayudar con su acción a los terroristas que actúan en el país árabe.

"Con sus acciones, EEUU empeoran aún más la catástrofe humanitaria en Siria, llevan el sufrimiento a la población civil, y de hecho, toleran a los terroristas que torturan desde hace siete años al pueblo sirio", dijo Putin, en un comunicado difundido por el Kremlin.

El embajador de Rusia en Washington, Anatoli Antónov, advirtió de que el ataque lanzado este sábado contra Siria por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, Reino Unido y Francia "no se quedará sin consecuencias".

"Los peores presagios se han cumplido. No han escuchado nuestras advertencias. Nos vuelven a amenazar. Habíamos advertido de que estas acciones no se quedarán sin consecuencias. Toda la responsabilidad recae en Washington, Londres y París", dijo Antónov en una declaración oficial difundida por la Embajada.

El jefe de la legación diplomática rusa en Washington calificó de "inadmisibles" las palabras del presidente de EEUU, Donald Trump, sobre la responsabilidad del mandatario ruso, Vladímir Putin, en el supuesto ataque con armas químicas contra la ciudad siria de Duma.

"Los ataques al presidente son inaceptables e inadmisibles. Estados Unidos, un país que tiene el mayor arsenal de armas químicas en el mundo, no tiene derecho moral de culpar a otros países", subrayó Antónov.

Irán, el otro aliado


El Gobierno iraní, por su parte, advirtió de las "consecuencias regionales" de los bombardeos de EEUU en Siria, que calificó de "violación flagrante de la ley internacional".

El portavoz de Exteriores, Bahram Qasemí, denunció en un comunicado que el ataque ignora "la soberanía e integridad territorial de Siria".

"Estados Unidos y sus aliados son responsables de las consecuencias regionales de esta acción", subrayó.

Qasemí señaló que EEUU y sus aliados decidieron bombardear Siria "sin tener ninguna prueba" del supuesto ataque químico hace pocos días en la localidad de Duma, en la periferia de Damasco.

También lamentó que no han esperado a que los expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, que llegaron el jueves a Siria, investiguen lo sucedido.

Irán, firme aliado del régimen sirio de Bachar al Asad, considera que el citado ataque químico fue "fabricado" para servir de "excusa" a una acción militar.