Los periódicos y las redes sociales de Francia estaban al rojo vivo este martes. Circulaban todo tipo de teorías y especulaciones sobre la misteriosa oferta que influencers y famosos youtubers habían recibido para denigrar públicamente la vacuna de Pfizer/BioNTech contra la Covid-19 a cambio de dinero, una trama que el ministro de Sanidad del país vecino calificó como "peligrosa e irresponsable".

Noticias relacionadas

Aquellos a los que iba dirigida esta extraña campaña son personas muy activas y reconocidas en áreas de Salud y Ciencia y dijeron que habían recibido un email de una supuesta agencia de comunicación que estaría radicada en Reino Unido y que les ofrecía "colaborar"en nombre de un cliente "con un presupuesto gigantesco" pero que quería mantener el anonimato y mantener el acuerdo en secreto.

"Qué extraño. He recibido una propuesta de colaboración que consiste en poner a parir la vacuna de Pfizer en un vídeo", tuiteó Leo Grasset, cuyo canal de YouTube dedicado a la Ciencia tiene 1,2 millones de suscriptores. "Tiene un presupuesto extraordinario, el cliente se mantiene en secreto, y yo tengo que esconder el patrocinio", señala.

Y añade: "Es increíble. La dirección de la agencia de Londres que ha contactado conmigo es falsa. Nunca han estado allí, la dirección es de una clínica de cirugía láser. Todo el personal tiene unos perfiles de LinkedIn rarísimos".

Los perfiles que localizó ya han desaparecido de Internet, pero antes de que eso ocurriera Grasset se percató de que "todos ellos han trabajado en Rusia".

No está claro cuanta gente ha recibido este tipo de propuestas, donde se originaron o por qué tienen como objetivo la vacuna de Pfizer, que es la más utilizada en Francia, un país tradicionalmente escéptico con las vacunas.

La farmacéutica estadounidense que produce el antídoto no quiso hacer declaraciones a la agencia Reuters.

Pfizer y su socio alemán BioNTech se convirtieron en noviembre de 2020 en los primeros productores de medicamentos que ofrecieron resultados exitosos de su vacuna tras un gran ensayo clínico de la vacuna contra el coronavirus.

En abril, un informe de la Unión Europea alertaba de que los medios de comunicación rusos y chinos buscaban sistemáticamente sembrar la desconfianza en las vacunas contra la Covid-19 fabricadas por los países occidentales para afianzar sus campañas de desinformación contra Occidente.

La persona que está detrás de la cuenta de Twitter "Et ca se dit medecin" ("Y se hacen llamar médicos"), médico residente que tiene cerca de 30.000 seguidores en Twitter y 90.000 en Instagram, señaló a la cadena RMC TV que le habían ofrecido dinero para desacreditar la vacuna de Pfizer.

'Oferta fantasma'

"No sé de dónde viene, si de Francia o de fuera", dijo Olivier Veran, ministro de Sanidad francés, a la cadena de televisión BFM TV. "Es patético, es peligroso, es irresponsable y además no les está funcionando", señaló.

El pueblo francés está mayoritariamente a favor de las vacunas "y no creo que ningún intento de darle la vuelta a eso vaya a tener éxito", dijo, y añadió que no tenía "ni idea" de si estas ofertas procedían o no de Rusia.

La oferta le llegó hasta a Sami Ouladitto, un cómico con más de 400.000 suscriptores en YouTube.

Según la prensa francesa, es difícil rastrear a los autores de los correos, que dicen tener su sede social en Londres y que actúan en nombre de la agencia Fazze. El diario Le Monde informaba de que Fazze nunca había estado registrada en Reino Unido, pero que podría tener su sede social en las islas Vírgenes.

¿De dónde surgen estas ofertas? Ese es un misterio aún por resolver.