El primer ministro de Hungría, el utranacionalista Viktor Orbán, su homólogo polaco, Mateusz Morawiecki y el líder de la Liga italiana, Matteo Salvini, se reunieron este jueves en Budapest para explorar las posibilidad de cooperar en el escenario europeo.

Noticias relacionadas

En rueda de prensa, resaltaron su visión de que, para salir de la crisis actual desatada por la pandemia del coronavirus, Europa necesita un "renacimiento" de sus valores tradicionales.

"Necesitamos un renacimiento europeo, que se centre en los valores tradicionales como la libertad, la familia, los derechos", aseguró Salvini.

Se trata de que "no sea solo la izquierda la que determina el futuro. Hay que ofrecer una alternativa frente a la izquierda que cuestiona las raíces (de Europa)", sentenció el líder ultra.

Aseguró que con ese fin, habrá una cooperación entre su Liga, el partido Fidesz de Orbán, y la formación Ley y Justicia (PiS) de Morawiecki.

Los tres políticos habían adelantado, antes de entrevistarse hoy, que evaluarían las posibilidades de cooperar en el Parlamento Europeo, después de que el Fidesz abandonara el Partido popular Europeo (PPE).

"Nos encontramos para que planeemos conjuntamente el futuro", aseguró Orbán, quien opinó que actualmente "hay millones de europeos sin representación política".

Según el primer ministro húngaro, el PPE ahora "se ha comprometido con la izquierda", por lo que "los democratacristianos no tienen representación".

Rechazó la supuesta postulación de que "la derecha solo tiene extremos y la izquierda solo centro", en clara alusión a que los tres líderes son considerados ultranacionalistas y de extrema derecha.

Eso sí, Orbán admitió que la cooperación tripartita será "el inicio de un largo camino".

"Desintegración"

Morawiecki reiteró que "la Unión Europea actualmente está desintegrada" y que ellos aspiran a "representar a las más diferentes personas en un ancho espectro".

Los tres líderes ultras volverán a reunirse en mayo para profundizar la citada cooperación, según dijeron.