Bruselas

La Eurocámara ha decidido este martes personarse y presentar alegaciones ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo (TJUE) en el caso sobre el alcance de la inmunidad parlamentaria del líder de Esquerra Republicana de Catalunya, Oriol Junqueras, a quien el Tribunal Supremo impidió salir de prisión para acatar la Constitución y acreditarse así como eurodiputado.

Noticias relacionadas

La iniciativa de personarse en el caso -que ha sido aprobada en la comisión de Asuntos Jurídicos por un estrecho margen de 11 votos a favor y 10 en contra- ha enfrentado al PSOE contra el Partido Popular y Ciudadanos. Los socialistas han votado a favor, mientras que populares y naranjas (y también Vox) se han opuesto sin éxito. El presidente de la Eurocámara, el socialista italiano David Sassoli, ya ha pedido a los servicios jurídicos de la casa que elaboren un informe para remitir al TJUE en los próximos días.

Fue el propio Tribunal Supremo el que preguntó a principios del verano al Tribunal de Luxemburgo sobre la inmunidad de Junqueras en tanto que eurodiputado electo. Los jueces han fijado la vista oral del caso para el lunes 14 de octubre. Las diferentes partes tienen hasta el 23 de septiembre para presentar sus alegaciones escritas.

PP y Ciudadanos se han opuesto a que la Eurocámara plantee observaciones ante el TJUE alegando que se trata de un asunto que depende de la legislación nacional y en el que el Parlamento Europeo no tiene nada que decir porque Junqueras no ha adquirido la condición de eurodiputado, según explican fuentes parlamentarias. Es la misma posición que mantenía el ponente de este expediente, el eurodiputado popular francés Geoffroy Didier. 

También han votado en contra los Conservadores y Reformistas Europeos (a los que están adscritos Vox) y el grupo de extrema derecha Identidad y Democracia. En contraste, socialistas, liberales -a excepción de Ciudadanos- y Verdes han apoyado que la Eurocámara se persone en el caso Junqueras.

"Lo normal es que la Eurocámara no se inhiba en una cuestión que le afecta y que  tiene que ver con el estatuto del diputado", ha dicho a EL ESPAÑOL el eurodiputado del PSOE y vicepresidente de la comisión de Asuntos Jurídicos, Ibán García. De haber votado en contra, "lanzaríamos un mensaje un poco extraño de que los partidos políticos en España tienen miedo de que el servicio jurídico del Parlamento Europeo emita su opinión".

García resalta que los servicios jurídicos de la Eurocámara ya emitieron en primavera un informe en el que dejan claro que a la hora de determinar cómo se adquiere la condición de eurodiputado, es la ley española la que prevalece. Eso significa que ni Junqueras ni Carles Puigdemont pueden tomar posesión de su escaño -ni acceder a la inmunidad asociada- puesto que no han cumplido el requisito de acatar la Constitución. Una opinión que el Parlamento Europeo repetirá en sus observaciones ante el TJUE.

"De cara a la posición del Estado español, no parece que el que se persone el Parlamento Europeo o que emita opinión sea precisamente desfavorable, sino todo lo contrario. La doctrina del Parlamento no hace sino reforzar su posición", asegura el eurodiputado del PSOE.

Sin embargo, los independentistas catalanes han interpretado la decisión de la Eurocámara de personarse en el caso Junqueras como una victoria en su pugna por internacionalizar la crisis catalana. "Defender los derechos de los eurodiputados es también defender los derechos de sus votantes. No pueden continuarse vulnerando derechos fundamentales y que el Parlamento Europeo no quiera saber nada", ha tuiteado Puigdemont.

"Forma parte de ese universo paralelo que necesita constantemente alimentarse de buenas noticias y que luego acaba dando una explicación abstrusa cuando la realidad acaba desmintiéndolas. Están en el mundo de las fake news. Es muy claro que no les beneficia para nada, todo lo contrario", asegura Ibán García.