La OTAN responsabilizó este viernes a Rusia del fracaso del tratado de eliminación de misiles de corto y medio alcance (INF) suscrito por la URSS y EEUU en 1987, y respaldó a Washington en su decisión de retirarse del mismo.

"Rusia es la única responsable del fin del tratado", señaló Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, en una rueda de prensa. Añadió que Moscú ha seguido "violando" las disposiciones del INF, pese a las advertencias de los aliados y que como resultado, ahora toma efecto la decisión de EEUU, de retirarse, "plenamente apoyada por los aliados de la OTAN".

Los países de la organización lamentaron que Rusia "no haya mostrado voluntad" ni haya adoptado medidas "para retornar al cumplimiento de sus obligaciones internacionales", pese al compromiso de Estados Unidos y los aliados, incluida la oportunidad dada a Moscú en los últimos meses.

Noticias relacionadas

"No es sostenible una situación en la que Estados Unidos cumple plenamente el tratado y Rusia no lo hace", expresó la declaración.

La Alianza advirtió asimismo de que responderá "de manera mesurada y responsable" a los "muchos riesgos" que representa para la seguridad el misil de crucero ruso Novator 9M729 (SSC-8, según la clasificación de la OTAN).

"Hemos acordado un paquete de medidas equilibrado, coordinado y defensivo para asegurar que la postura de disuasión y defensa de la OTAN siga siendo creíble y efectiva", añadió.

La OTAN recordó el compromiso de los aliados en mantener el control de las armas internacionales, el desarme y la no proliferación, y señaló que seguirán defendiendo, apoyando y fortaleciendo esos objetivos.

No obstante, la organización señaló que sigue "aspirando a una relación constructiva con Rusia, cuando las acciones de Rusia lo hagan posible".