Este martes ha ocurrido en Austria algo insólito: miles de gallinas tomaron la carretera después de que el camión que las transportaba sufriera un accidente. De esta forma, los austriacos que tomaron la autopista A1 entre Asten y Enns vieron cómo las aves iban corriendo de un lado a otro mientras ellos esperaban pacientemente a que fueran capturadas de nuevo.

La carretera fue cortada durante varias horas en dirección a Viena, lo que produjo un atasco kilométrico.

Pero el espectáculo era tan llamativo -unos 100 bomberos corrían detrás de las gallinas para devolverlas a sus cajas- que llevó a muchos curiosos a parar sus vehículos para contemplarlo, lo que provocó que también se produjera un gigantesco atasco en dirección a Salzburgo.

Según señalan medios austriacos como el Kronen Zeitung, la causa más probable del accidente es que el conductor del camión que transportaba las aves de corral se hubiera quedado dormido. El camionero es un hombre de 52 años nacido en Amstetten y al parecer tocó un pilar con el vehículo a la salida de un puente lo que provocó que el furgón se desestabilizara.

La Policía señaló al Kronen Zeitung que el conductor, que dio negativo en la prueba de alcoholemia, debió dormirse al volante. Afortunadamente el hombre salió ileso y el suceso ha quedado en una mera anécdota. De esta forma este martes unos miles de austriacos padecieron un nuevo atasco y vivieron su particular Chicken run.