Bruselas

"Estoy convencidísima de que esto no afectará para nada y no me han preguntado nada". La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, ha esquivado este miércoles durante su visita a Bruselas todas las preguntas de la prensa sobre el impacto que puede tener el proceso secesionista catalán en la candidatura de Barcelona para albergar la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés), que tiene que abandonar Londres por el brexit. La elección de la nueva sede tendrá lugar en octubre, coincidiendo con el referéndum de independencia que pretende convocar el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Noticias relacionadas

"Me he reunido con casi todos los ministros de Sanidad de todos los países y saben que Barcelona es una gran candidatura, que es muy fuerte y muy seria. Y por tanto saben que delante tienen a un gran rival", se ha limitado a decir Montserrat cuando se le ha preguntado si teme que los otros candidatos utilicen el secesionismo contra Barcelona. Pese a que Mariano Rajoy ha acusado de "golpe de Estado" a Puigdemont por la ley de desconexión, la candidatura de Barcelona cuenta con el apoyo conjunto del Gobierno central, el autonómico y el Ayuntamiento de Ada Colau.

"Vamos unidos en la candidatura para la Agencia Europea del Medicamento. Esto es defender el interés general de los catalanes y del resto de los españoles. Vamos a dar la batalla juntas las tres administraciones lideradas por Rajoy", ha resaltado la ministra de Sanidad. Sin embargo, ningún representante de la Generalitat ni del Ayuntamiento le ha acompañado en su visita a Bruselas, donde se ha reunido con el comisario de Sanidad, Vytenis Andriukaitis, y los secretarios generales de la Comisión y del Consejo para venderles las bondades de Barcelona.

El otro factor que pesa contra la candidatura de la ciudad condal es que España ya alberga tres agencias europeas: la Oficina de Propiedad Intelectual en Alicante; la Agencia para la Seguridad y la Salud en el Trabajo en Bilbao; y la Agencia de Control de la Pesca en Vigo.

En contraste, en la actualidad hay cinco Estados miembros que no tienen ningún organismo de la UE: Bulgaria, Rumanía, Croacia, Chipre o Eslovaquia. Y los líderes europeos se han comprometido a dar preferencia a estos países en selecciones futuras. Y uno de los criterios propuestos por la Comisión para seleccionar la ciudad ganadora es el equilibrio geográfico.

Barcelona está ya preparada

Consciente de esta desventaja, la ministra de Sanidad ha insistido que "es muy importante que el proceso (de selección) sea trasparente y objetivo". "Somos la mejor opción, la mejor ciudad, somos el mejor país porque cumplimos todos y cada uno de los criterios. Los primeros de la clase somos Barcelona y España", ha afirmado Montserrat.

En este sentido, ha destacado que Barcelona ofrece como sede de la EMA la torre Agbar, un edificio "moderno, icónico, emblemático y de la ciudad" y que además está vacío y preparado "para hoy mismo". Además, cuenta con una infraestructura hotelera capaz de acoger a 100.000 personas, 80 vuelos diarios a todas las capitales europeas y 42 colegios internacionales para los hijos del millar de funcionarios que trabajan en la Agencia.

Una veintena de países han presentado candidaturas para albergar alguna de las dos agencias que deberán dejar Londres tras el brexit. No sólo la EMA, en la que España centra todos sus esfuerzos, sino también la Autoridad Bancaria Europea. Barcelona deberá enfrentarse a rivales de la talla de Copenhague, Ámsterdam, Helsinki o Berlín. El plazo formal de presentación de aspirantes concluirá el 31 de julio.

El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, y el del Consejo, Donald Tusk, han preparado un documento conjunto sobre los criterios con los que se seleccionará al ganador: asegurar el funcionamiento a fecha de la salida de Reino Unido (el 29 de marzo de 2019), accesibilidad, educación para los hijos de los funcionarios, acceso al mercado laboral y a la seguridad social para las familias, continuidad de la actividad y respeto de los equilibrios geográficos.