Katie Rough tenía 7 años cuando la apuñalaron en la ciudad inglesa de York. La presunta culpable es una adolescente de 15 años, que este miércoles pasó a un régimen de detención preventiva tras ser acusada formalmente de asesinato tras la primera vista judicial, informan los medios británicos. La pequeña fue hallada por la policía con serias lesiones en un camino sin salida cerca de un parque de la ciudad el lunes por la tarde.

Noticias relacionadas

Estaba a tan sólo 10 minutos andando de su casa. Su madre llegó poco después al lugar y los vecinos aseguran que salieron a ayudar al oír sus gritos. "Cuando abrí la puerta, la madre de la niña estaba corriendo a la calle gritando 'llamen a una ambulancia'. Le pregunté si estaba bien y me dijo: 'no, es mi hija'", ha contado un vecino al diario The Guardian. Ya había dos agentes de policía atendiendo a la pequeña, según el testigo. Katie falleció poco después en el hospital.

La presunta asesina adolescente empleó un cúter para atacar la alumna de primaria junto a un campo de fútbol. El diario The Sun especifica que Katie murió de "severos cortes en el cuello y el torso".

"Katie era una niña amable a la que querían tanto los alumnos como el personal. Era trabajadora y mostraba un don especial para la escritura creativa", ha manifestado su tutora, Tracey Ralph. "Su muerte es una pérdida terrible que ha apenado profundamente a nuestra comunidad escolar y enviamos nuestro más sincero pésame a su familia".

Una vecina de la familia ha comentado a la BBC que Katie "solía jugar delante [de la casa], en el jardín, o detrás de la casa con algunos amigos".

El suceso ha conmocionado al Reino Unido, donde ha acaparado las páginas de todos los periódicos y tanto la primera ministra, Theresa May, como el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, han tenido palabras de condolencia para sus seres queridos.

Una de las tarjetas depositadas por las personas que se han acercado al lugar del suceso, reza: "Buenas noches, mi querida princesa Katie. Te queremos, Nana (abuelita) y el abuelo".

El viernes, la presunta asesina de 15 años -sobre la que no ha trascendido más información que su edad y que permanece recluida en un centro de menores- deberá comparecer ante un tribunal en la ciudad de Leeds.