El conocido activista hongkonés Joshua Wong ha sido condenado este martes a cuatro meses de cárcel por participar en una asamblea no autorizada y violar la ley que prohibía cubrirse la cara con máscaras durante las protestas en la ciudad durante 2019.

Noticias relacionadas

El joven de 24 años, que cumple otra condena de 13 meses y medio por otro asunto, se había declarado culpable el pasado enero de participar en una asamblea no autorizada y cubrirse durante una protesta en Hong Kong el 5 de octubre de 2019.

El juez Daniel Tang, de un tribunal del este de la ciudad, que describió a Wong como una figura icónica, le condenó a cuatro meses por el primero de los cargos y diez días por el segundo.

Koo Sze-yiu, de 72 años, otro activista acusado junto a Wong, fue condenado a cinco meses de prisión.

Durante una pausa de la sesión del juicio, Wong se volvió hacia el público presente en la sala y gritó "os veo dentro de poco; os echo de menos a todos".

La asamblea no autorizada en la que ambos participaron se celebró un día después de que la jefa del Ejecutivo local, Carrie Lam, decretase la entrada en vigor de la ley que prohibió el uso de máscaras en las protestas, con las que muchos manifestantes se cubrían para evitar ser reconocidos por la policía.

En diciembre de 2020, Wong fue condenado a 13 meses y medio de prisión, junto a los también activistas Agnes Chow e Ivan Lam -que recibieron condenas de siete y once meses, respectivamente- por su implicación en la organización de una protesta ilegal que rodeó en junio de 2019 el cuartel general de la Policía en Hong Kong.

Wong y otros 46 activistas afrontan además otro caso judicial en el que están acusados de subversión -delito contemplado en la ley de seguridad nacional y penado con cadena perpetúa- por participar en unas elecciones primarias extraoficiales de la oposición hongkonesa.

Desde la aprobación de esa ley por parte de la Asamblea Nacional Popular (ANP, Legislativo) de China en junio de 2020, numerosos opositores de la excolonia británica han sido detenidos, muchos de ellos en espera todavía de juicio.