Un avión ucraniano con 176 pasajeros y tripulantes a bordo se ha estrellado este miércoles cerca del aeropuerto Imán Jomeiní, al sur de Teherán, según la Organización de Emergencias de Irán. Todos sus ocupantes han muerto, ha confirmado el director de esta organización, Pir Hosein Kolivand.

Noticias relacionadas

En el aparato, un Boeing 737 con destino a Kiev, se encontraban 167 pasajeros y nueve miembros de la tripulación, de acuerdo con las últimas informaciones.

El Boeing 737 salió del aeropuerto internacional iraní Imán Jomeiní con una hora de retraso y, debido a problemas técnicos, se precipitó al suelo poco después del despegue.

Las dos cajas negras han sido encontradas y ambas están dañadas pero se cree que sus datos aún podían recuperarse. 

La embajada de Ucrania en Irán descartó de primeras el fallo del motor como la causa del accidente aunque en una segunda declaración dijo que las causas no habían sido reveladas y que los comentarios anteriores no eran oficiales, intentando evitar las especulaciones. En la misma línea se ha mostrado CFM, fabricante francés del motor, que dice que cualquier análisis actual es prematuro.

Los equipos de rescate han empezado a sacar cuerpos del avión. Reurters

El vicepresidente de la Media Luna Roja de la provincia de Teherán, Ebrahim Tayik Nurí, señaló que les fue comunicado el accidente a las 06:22 hora local (02:52 GMT) y que unos 60 equipos de rescate se desplazaron inmediatamente al lugar del suceso.

A la zona, ubicada entre las localidades de Shahed y Parand, al sur de Teherán, fueron enviados también dos helicópteros y diez ambulancias, explicó Tayik Nurí.

El responsable de la Media Luna Roja indicó asimismo que ya han logrado extinguir el incendio ocasionado y que están retirando los cuerpos.

El fabricante Boeing afronta una profunda crisis tras los dos siniestros de su modelo estrella, el 737 MAX, que causaron 346 muertos y cuya producción está congelada

El aparato, un Boeing 737 de la compañía ucraniana UIA, salió del aeropuerto iraní con destino a Kiev y debido a problemas técnicos se precipitó al suelo poco después del despegue.

El accidente aéreo más grave ocurrido recientemente en Irán tuvo lugar en febrero de 2018, cuando se estrelló un ATR-72 de la aerolínea iraní Aseman en una zona montañosa del centro de Irán, causando la muerte a los 59 pasajeros y los seis miembros de la tripulación que viajaban a bordo.