Chelsea Manning, la analista que sacó los colores a Estados Unidos filtrando miles de documentos a WikiLeaks, y que este miércoles salió de la cárcel tras siete años ha compartido este jueves su primera imagen en libertad.

Noticias relacionadas

La exsoldado, que ha pasado por una reasignación de género mientras estaba en la cárcel, ha compartido en las últimas horas sus primeros pasos fuera de la cárcel a través de su cuenta de Twitter. 

Manning puso en jaque al Gobierno de Estados Unidos, convirtió en relevante a Julian Assange, fundador de WikiLeaks, y generó un efecto dominó que es considerado uno de los detonantes de la "Primavera Árabe".

Con apenas 22 años, Manning, un soldado enviado a Irak en su primer despliegue, filtró cientos de miles de documentos a WikiLeaks, que pasó de ser un portal minoritario a convertirse en uno de los mayores temores de la inteligencia estadounidense.

Al día siguiente de conocer su condena en 2013, Manning reivindicó su derecho a un cambio de sexo dentro de la prisión, y pidió que se le dejara de llamar por su nombre de nacimiento, Bradley, para pasar a ser llamada Chelsea, porque se sentía mujer.

Durante sus meses en prisión, Manning intentó suicidarse en dos ocasiones debido al duro régimen carcelario de la prisión de Fort Leavenworth (Kansas) y a su lucha para recibir tratamiento de cambio de sexo bajo la rigidez castrense.