El ministro de Economía y Finanzas de Perú, Alfredo Thorne, renunció este miércoles al cargo tras la votación en el Congreso que le retiró la confianza en una sesión plenaria.

Noticias relacionadas

"Como me comprometí, hoy firmé mi renuncia como ministro de Economía y Finanzas. Agradezco el apoyo que recibí de todos en estos meses", escribió Thorne en su cuenta de la red social Twitter.

Thorne fue cuestionado en el Congreso por haber mantenido una conversación con el Contralor de la República (la persona encargada de controlar los gastos de la administración pública), Edgar Alarcón, en la que se presume que le presionó para dar una opinión favorable a los añadidos del contrato para la construcción del nuevo aeropuerto del Cuzco, que fue finalmente anulado.

El audio de la conversación fue difundido en la prensa local y Alarcón, que también ha recibido acusaciones por presunta corrupción, denunció a Thorne por intentar vulnerar su autonomía.

El ministro saliente perdió este miércoles la confianza del Parlamento por 88 votos, mientras que 11 votaron a favor y hubo dos abstenciones.

Sólo el grupo parlamentario oficialista, de Peruanos por el Kambio, votó a favor de Thorne, mientras que la oposición encabezada por la fujimorista Fuerza Popular, los partidos Aprista, Acción Popular y el Frente Amplio, entre otros, votaron en su contra.

Con la salida de Thorne, el Gobierno de Pedro Pablo Kuczynski pierde a su cuarto ministro en menos de un año de gestión, y ahora es interpelado el ministro del Interior, Carlos Basombrío, por temas de seguridad ciudadana.

El portavoz de la bancada mayoritaria Fuerza Popular, Luis Galarreta, dijo que tenían que "negarle la confianza a un ministro que no nos quiere acompañar en los grandes valores de hacer un país mejor".

"No podemos mantener a un ministro porque ese audio es muy revelador", agregó Galarreta durante el debate previo a la votación en el pleno.

El legislador fujimorista dijo que Thorne aceptó haber tomado el nombre del presidente y que por ese motivo debió haber renunciado.

Por su parte, el congresista Alberto Quintanilla, del izquierdista Frente Amplio, declaró que su grupo está "en contra de la política económica centralista que está aplicando el Gobierno" porque, por ejemplo, el modelo de contrataciones que está implementando "da lugar a la corrupción".

Su colega Marco Arana confió en que Thorne "pueda ser reemplazado por un ministro que tenga el equilibrio entre las ganancias justas de las empresas y los derechos laborales", porque no desean "un Estado al servicio de los lobbys, sino al servicio de los peruanos".