Un bombardeo sobre el campo de desplazados de Ran en Nigeria el martes por la tarde dejó al menos 70 fallecidos, según la última cifra actualizada proporcionada por el Comité Internacional de la Cruz Roja. Médicos Sin Fronteras (MSF), con personal en el campo, cuantifica en al menos 120 los heridos. El Gobierno nigeriano ha asegurado que fue un error en una misión teóricamente dirigida contra los terroristas de Boko Haram.

Noticias relacionadas

Ha Ejecutivo de ese país ha anunciado que investigará cómo pudo suceder semejante fallo, noticia que ha recibido con "satisfacción" Unicef a la vez que ha lamentado la "trágica pérdida de vidas".

Sin embargo, MSF ha condenado "enérgicamente (...) este ataque a gran escala contra personas vulnerables que ya han huido de la violencia", algo que considera "alarmante e inaceptable". Human Rights Watch ha pedido al Gobierno que proporcione una "rápida, adecuada y efectiva compensación a las víctimas y sus familias". "Incluso si no hay pruebas sobre la voluntad de atacar el campo, lo que sería un crimen de guerra, el campo ha sido bombardeado indiscriminadamente, violando el derecho internacional", ha advertido.

En el momento del bombardeo, MSF vacunaba a niños contra el sarampión y evaluaban su estado nutricional, además de realizar consultas generales de salud. Las imágenes tomadas en una clínica de campaña de la ONG en el propio campo momentos después de ataque, muestran adultos y niños heridos sentados o tumbados en el suelo a la espera de que les atiendan.

El ataque sucedió a las 12:20 del martes y por la noche aún no daban a basto para atender a los heridos. "El equipo está abrumado (... Están tratando de estabilizar a los pacientes que necesitan más atención. Ahora mismo es de noche [por el martes] así que el equipo está tratando de estabilizar a los pacientes. Mañana [por este miércoles] cuando amanezca trataremos de organizar evacuaciones seguras al hospital más cercano”, explicó Hughes Roberts, responsable de los proyectos de emergencia de MSF.

“Es complicado porque el lugar es muy inseguro, por lo que la evacuación será probablemente una combinación entre evacuaciones por aire y por carretera”. MSF ha hecho un llamamiento urgente para facilitar esa evacuación.

Ningún miembro de su plantilla resultó herido, pero sí tres empleados de una empresa contratada para los servicios de agua y saneamiento en el campo.