La tensión sigue creciendo entre Estados Unidos y Rusia. El Kremlin afirmó este viernes que responderá según el principio de reciprocidad a las nuevas sanciones de Estados Unidos, pero que "todo dependerá de la decisión" que adopte el presidente ruso, Vladímir Putin.

Noticias relacionadas

"En estos asuntos nadie ha anulado el principio de la reciprocidad, es fundamental", dijo en su rueda de prensa telefónica diaria el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov.

Al mismo tiempo, recalcó que la respuesta de Moscú "dependerá de la decisión que adopte el jefe del Estado", quien hoy mismo se reunirá con los miembros del Consejo de Seguridad de Rusia en su residencia de Novo-Ogariovo, en las afueras de la capital rusa.

Peskov indicó que el Kremlin valora positivamente la coincidencia de puntos de vista del presidente ruso y de su homólogo estadounidense, sobre la necesidad de una desescalada en las relaciones bilaterales.

"Ustedes saben que el presidente Putin ha hablado de la conveniencia de la normalización y la desescalada de las relaciones (con EEUU)", recordó el portavoz, que destacó que "es positivo que en ello coincidan los puntos de vista de los dos jefes de Estado".

Al mismo tiempo, subrayó que los enfoques de ambos presidentes "no coinciden en el entendimiento de que las relaciones deben edificarse sobre la base del beneficio mutuo y teniendo en consideración los intereses de cada una de las partes".

Además, Peskov recalcó que "sigue siendo inaceptable el afán sancionador" de la parte estadounidense.

Por lo pronto rusia ha llamado al embajador norteamericano, John Sullivan, a consultas. La portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, adelantó que la conversación con el embajador "no será del agrado de la parte estadounidense".

"Dicho comportamiento agresivo recibirá, sin lugar a dudas, una respuesta firme. La respuesta contra las sanciones será inevitable", afirmó, subrayando que "en Washington deben asumir que habrá que pagar por la degradación de las relaciones bilaterales".

"La responsabilidad por lo ocurrido recae totalmente en EEUU. Nosotros advertimos en más de una ocasión a EEUU de las consecuencias de sus pasos hostiles, que aumentan peligrosamente el nivel de confrontación entre nuestros países", insistió.

Biden tiende la mano

Este jueves, Joe Biden, tendió la mano a su homólogo Putin, con quién habló tras imponer las sanciones. "Cuando hablé con el presidente Putin le expresé mi creencia de que la comunicación personal y directa entre los dos es esencial para avanzar hacia una relación más efectiva, y él estuvo de acuerdo con ese punto", dijo el mandatario estadounidense.

Por ello, Biden ha propuesto a su homólogo ruso reunirse en un tercer país de Europa, lo que, según el presidente de EE.UU., ambos Gobiernos están analizando actualmente.

"Creo que EE.UU. y Rusia podrían lanzar un diálogo estratégico de estabilidad en busca de una cooperación sobre el control de armas y la seguridad", apuntó Biden, quien agregó que podrían colaborar para abordar asuntos, como "las amenazas nucleares de Irán y de Corea del Norte", la pandemia y el cambio climático.

Sanciones

Este jueves Estados Unidos impuso sanciones a Rusia por su presunta interferencia en las elecciones presidenciales de 2020 y su supuesto papel en el ciberataque masivo de SolarWinds, además de imponer castigos relacionados con las acciones rusas en Ucrania y Afganistán.

El Gobierno del presidente Biden anunció además la expulsión de Estados Unidos de diez miembros de la misión diplomática rusa en Washington, incluidos integrantes de los servicios de Inteligencia.

Además, la Casa Blanca acusó formalmente al Servicio de Espionaje Exterior de Rusia (SVR) de haber "perpetrado" el ciberataque masivo que comenzó presuntamente en 2019 y penetró en los sistemas del Gobierno estadounidense y grandes compañías mediante un programa de la empresa SolarWinds.

En total, las nuevas sanciones de Washington afectan 6 compañías rusas por sus actividades de ciberespionaje, a 32 organizaciones y personas rusas por injerencia electoral, y a 8 individuos y entidades por la ocupación rusa de la península ucraniana de Crimea.