El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado el reconocimiento de la soberanía marroquí en el Sáhara Occidental, por entender que su propuesta de autonomía es "la única base" para una solución "justa y duradera" que garantice "la paz y la prosperidad" en la zona.

Trump ultima los últimos pasos de su mandato en la Casa Blanca. El próximo 20 de enero dejara el despacho oval en favor del demócrata Joe Biden.

"Marruecos reconoció a Estados Unidos en 1777. Por tanto, lo correcto es que reconozcamos su soberanía sobre el Sáhara Occidental", ha escrito Trump en Twitter, al anunciar la firma de un documento.

El mandatario norteamericano ha anunciado este cambio en el marco de otro "histórico" acuerdo, según el cual Marruecos e Israel han acordado el establecimiento pleno de relaciones diplomáticas.

En su proclamación, Trump ha señalado que "EE UU cree que un Estado saharawi independiente no es una opción realista para resolver el conflicto y que una autonomía genuina bajo soberanía marroquí es la única solución viable".

El rey Mohamed VI ha mantenido una conversación telefónica con Donald Trump, antes de hacer pública su postura respecto al Sáhara Occidental, en la que informó al monarca alauita que había emitido un decreto presidencial, con plena autoridad legal y política y con efecto inmediato, según el cual los Estados Unidos de América reconoce, por primera vez en su historia, la plena soberanía del reino de Marruecos sobre toda la región del Sáhara.

El monarca marroquí también ha tenido una llamada con el presidente palestino para transmitirle que su "posición en apoyo de la causa palestina es invariable”.

Con este acuerdo, Marruecos se convierte en el cuarto país árabe que normalizará lazos con Israel, después de Emiratos Árabes Unidos (EAU), Baréin y Sudán; lo que ha sido auspiciado por la Administración de Trump.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha celebrado el anuncio calificándolo de "paz cálida". "Siempre creí en esta paz, siempre trabajé por esta paz y ahora se materializa ante nuestros ojos", dijo hoy el mandatario durante una ceremonia con ocasión de la festividad judía de Janucá."Actuaremos lo más rápido posible para establecer relaciones diplomáticas plenas", agregó.

Netanyahu ha agradecido al presidente norteamericano sus "increíbles esfuerzos por traer la paz a Israel" y reiteró: "Nunca nos olvidaremos de esto". También se refirió al rey Mohamed VI de Marruecos y a los lazos históricos de Rabat con la comunidad judía, que dijo son la base sobre la cual "se construyó esta paz".

El Frente Polisario ha condenado la decisión del presidente saliente de Estados Unidos. "La decisión de Donald Trump no cambia la naturaleza jurídica e histórica del Sáhara Occidental. Ahora lo que se refuerza es la voluntad del pueblo saharaui, bajo el liderazgo del Frente Polisario, para intensificar su lucha y resistencia a fin de lograr la total independencia de la República Árabe Saharaui Democrática, estado fundador y de pleno derecho de la Unión Africana”, dijo a Efe el representante saharaui ante la Unión Europea, Oubi Bachir. 

Guerra

Las armas entre Marruecos y el Frente Polisario se desempolvaron hace un mes después de mantener el alto el fuego durante 29 años. A mitad de noviembre, las Fuerzas Armadas marroquíes y el Ejército Popular saharaui rompieron la tregua de 1991 con disparos que no causaron víctimas. A partir de entonces, el Frente Polisario declaró el estado de guerra.

Como consecuencia, desde ese momento, las Fuerzas Armadas saharauis asumieron el pleno control de la seguridad nacional, según declaró el secretario general el Polisario y presidente de la República Árabe Democrática Saharaui (RASD), Bahim Ghali, quien responsabilizó a Marruecos de las consecuencias del ataque en el paso fronterizo de Guerguerat.

Posición española

La ministra de Asuntos Exteriores de España, Arancha González Laya, llamó hoy a respetar las resoluciones de las Naciones Unidas sobre la cuestión del Sahara Occidental, tras el anuncio del presidente estadounidense, Donald Trump, de que reconocería la soberanía marroquí sobre ese territorio en disputa.

Antes de cerrar su visita a Israel y Palestina, la jefa de la diplomacia española hizo referencia al anuncio de Trump sobre el Sahara Occidental y sobre la normalización de relaciones diplomáticas entre Israel y Marruecos.

"Damos la bienvenida a esa normalización como hemos dado la bienvenida a todas y cada una de las normalizaciones que han tenido lugar en estas últimas semanas, como no podía ser de otra manera", señaló en diálogo con medios españoles.

Sin embargo, rápidamente aclaro: "Ahora bien, queda por resolver la paz entre israelíes y palestinos y queda por resolver la cuestión del Sahara Occidental, y en ambos casos la posición de España es muy clara: respeto a las resoluciones de Naciones Unidas para buscar una vía de resolución también a esas dos cuestiones".

Consultada sobre si le llamaba la atención el anuncio estadounidense, González Laya respondió: "Digamos que esto no nos ha pillado por sorpresa".