Los exámenes practicados al opositor ruso Alexei Navalny en el hospital universitario de La Charité en Berlín refuerzan la idea de que hubo un envenenamiento, informó el centro médico.

Noticias relacionadas

"Los hallazgos clínicos apuntan a una intoxicación con una sustancia inhibidora de colinesterasa", según asegura el centro médico.

La sustancia concreta no ha podido precisarse todavía pero el hospital afirma que los efectos tóxicos han sido confirmados en varios laboratorios independientes.

Los inhibidores de la colinesterasa son medicamentos que pueden aumentar la comunicación entre las células nerviosas del cerebro. A veces se utilizan para mejorar o estabilizar temporalmente los síntomas de las personas con demencia. Los efectos secundarios comunes incluyen vómitos, calambres musculares, dolor de cabeza y alucinaciones.

Ciertos tipos de pesticidas actúan contra los insectos al interferir o "inhibir" la colinesterasa, pero también pueden ser venenosas o tóxicas para los humanos en algunas situaciones.

Navalny continua en coma pero, según La Charité, actualmente su vida no está en peligro.Navalny está siendo tratado actualmente con un antídoto y el desarrollo de la enfermedad, según la clínica, no es fácilmente previsible y no se pueden descartar secuelas en el sistema nervioso.

El Gobierno alemán ya había considerado "bastante probable" que el opositor ruso Alexei Navalny haya sido envenenado. "Se trata de un paciente que fue víctima, de forma bastante probable, de un ataque con veneno", ha señalado a la prensa Steffen Seibert, el portavoz del Ejecutivo alemán. Ante las sospechas, el gobierno alemán ha ofrecido protección al opositor que se encuentra hospitalizado en Berlín.

"Sospechamos que Navalny hay sido envenenado, sospecha que nos tomamos muy en serio", ha añadido. 

Navalny se sintió mal el jueves pasado mientras volaba de regreso a Moscú desde Siberia, obligando a realizar un aterrizaje de emergencia al avión en que viajaba en la ciudad de Omsk, donde quedó ingresado en coma en la UCI con respiración asistida.

Tras ello, su portavoz, Kira Yarmish, sostuvo que este había sido envenenado con alguna sustancia que se introdujo en el te que tomó por la mañana en el aeropuerto. Sin embargo, los médicos rusos llegaron a la conclusión de que lo que sufrió Navalni fue un trastorno metabólico provocado por una fuerte caída del nivel de azúcar en la sangre.

Finalmente, el opositor fue evacuado en un avión medicalizado fletado por la ONG Cinema for Peace el sábado a Berlín, donde continúa hospitalizado sin que hayan trascendido datos sobre su estado de salud ni un diagnóstico sobre lo sucedido.