Roma

La telenovela judicial de Silvio Berlusconi por sus escándalos sexuales continúa con nuevos detalles. El expresidente del Gobierno italiano en 1994, 2001 y 2008 tiene diferentes casos abiertos con la Justicia transalpina, entre los que se encuentra el Ruby Ter, tercer capítulo de la saga centrada en la persona de Karima El Marough, alias Ruby Robacorazones, una chica marroquí del entorno del ex Cavaliere, cuya detención en 2010 desató, moralmente, el principio del fin del entonces premier italiano. Actualmente el ex jefe del Ejecutivo transalpino es el principal imputado sobre la base de corrupción por actos judiciales.

Noticias relacionadas

Los principales medios de comunicación italianos, en los últimos días, han informado de una importante novedad precedente del aula del Tribunal de Milán donde se está juzgando el caso Ruby Ter. Francesco Chiesa Soprani, agente del mundo del espactáculo transalpino, valiéndose de confidencias de algunas chicas, ha asegurado que en Arcore, la residencia lombarda de Silvio Berlusconi, "en una habitación oscura, por turnos, las chicas cabalgaban el presidente".

Chiesa Soprani confirma lo dicho basándose en lo que llegó a conocer de forma reservada a través de Barbara Guerra, una de las chicas involucradas en las fiestas sexuales del ex Cavaliere, que no estaba satisfecha por "los 2.500 euros al mes que recibía", cuando otras chicas "percibían millones de euros e incluso casas, siempre con la plena disponibilidad de Berlusconi", apuntó estos días Chiesa Soprani en el Tribunal de Milán.

Pagadas por mentir

Atendiendo a las declaraciones del testigo judicial, Ruby le habría confesado que también ella tuvo relaciones con el magnate y político. El escándalo que se desató hace ya una década, se debió, entre otras cosas, a que en las fiestas sexuales de Berlusconi, es posible que Karima El Marough fuera todavía menor de edad.

Otro de los detalles ofrecidos por Chiesa Soprani tiene que ver con la presión que las chicas eran sometidas durante los casos judiciales, ya que "eran pagadas para mentir en los juicios". Tal como informa el conocido periódico italiano La Repubblica, considerando el nivel de detalle de Francesco Chiesa Soprani, los jueces decidieron esta semana, en el aula de tribunal, asignarle un abogado durante su testimonio porque parte del mismo podría comprometerlo penalmente en el juicio.

El el caso Ruby Ter, actualmente hay 29 imputados en total, incluido el propio Berlusconi. La tercera entrega de la telenovela judicial vinculada a Ruby Robacorazones se centra en todo el entramado destinado a pagar por el silencio de las chicas de compañía del ex jefe del Ejecutivo transalpino. Tal como han explicado estos días diferentes cabeceras transalpinas, Francesco Chisa Soprani en el pasado ha sido interrogado en varias ocasiones en el conjunto de los dos casos judiciales anteriores y parece que está muy cerca de ser el trigésimo imputado del caso Ruby Ter.

Berlusconi , en una imagen de archivo

Pero por el momento el testimonio de Francesco Chiesa Soprani está siendo clave para avanzar en el juicio, ya que él fue el agente de algunas de las chicas que fueron invitadas a las fiestas de Berlusconi. Citando nuevamente a Barbara Guerra, estos días ha asegurado: "Me ha hablado de relaciones sexuales con Silvio Berlusconi y de haber sido pagada para no decir la verdad acerca del sexo. Además, mencionó que las relaciones tenían lugar por turno en una habitación oscura, a lo mejor porque Berlusconi no quería dejarse ver".

¿Cuándo arrancó todo lo relativo a Ruby Robacorazones? Para empezar, todo inició a finales de mayo de 2010, cuando Karima El Marough es detenida por la Policía de Estado en Milán tras un hurto. Silvio Berlusconi se encontraba en París y llamó personalmente a la comisaría asegurando que se trataba de la nieta del presidente egipcio, Hosni Mubarak, y fue puesta en libertad. Unos días después, tras una pelea con una prostituta, Ruby fue ingresada en el hospital. Y estallaron los problemas judiciales de Berlusconi.

"Papi, ayúdanos"

Ruby, Ruby Bis y Ruby Ter: ¿Cuál es la diferencia entre los tres casos judiciales? En el caso Ruby, a secas, el quid de la cuestión se centraba en demostrar si Berlusconi era el jefe de una trama de prostitución de menores. En la sentencia, en marzo de 2015, el Tribunal Supremo confirma que aun habiendo un entorno de "prostitución de menores", el entonces premier no era el responsable y no había datos para conocer si Berlusconi sabía que Ruby era menor de edad. En el caso Ruby Bis, en esencia, se investigó quiénes eran los responsables de esa red de prostitución con menores. En el caso Ruby Ter, se recogen los conocimientos de los dos casos judiciales anteriores, para esclarecer quiénes y cómo pagaron a las chicas por su silencio. Actualmente, Berlusconi es el principal imputado por haber presuntamente sobornado a varios testigos con miles de euros –incluso más de 300.000– para probar su inocencia, a cambio de que modificaran sus testimonios en los juicios.

A lo largo de esta semana, el diario La Repubblica también ha publicado un vídeo en el que se ve cómo algunas chicas le piden ayuda a Berlusconi por todas las dificultades vinculadas a sus escándalos judiciales: "Papi, ayúdanos, tú eres el presidente de Mediaset", se oye en diferentes ocasiones en las que las interlocutoras le piden al ex Cavaliere que las enchufe en algún programa de televisión. El ex premier por su parte, se muestra desconsolado ante la situación, en la que afirma que no puede hacer mucho más de lo que ya ha hecho por ellas: "Si hubiera sido posible ayudaros ¿no creéis que lo habría ya hecho?", asegura Berlusconi en el vídeo realizado con cámara oculta en el que se ve al ex jefe del Gobierno italiano tumbado en un sofá hablando, al menos, a dos chicas que tendría enfrente.

"Judicialmente, he tenido que afrontar 36 juicios. A nivel de imagen, me han atacado con esto del bunga-bunga. Han hecho de todo [los jueces] para quitarme de en medio. Sólo uno como yo ha podido tener la fuerza para seguir", se justifica el presidente del partido de centro derecha Forza Italia, todavía con representación parlamentaria en las Cámaras italianas. Y añade: "Yo os entiendo. Pero yo soy el más afectado de todos, porque tras una vida de trabajo mi imagen ha quedado destruida por todo el mundo, porque siempre seré el del bunga-bunga. Todo lo que he hecho como estadista y como político, no ha servido de nada. He evitado la guerra entre Rusia y Georgia, he hecho cosas increíbles. Pero todo ha quedado olvidado. Porque siempre seré el del bunga-bunga". Reconocer es de sabios, dicen.