Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea han "condenado" la ofensiva militar "unilateral" turca en el noreste de Siria, cuyo cese, así como la retirada de las fuerzas turcas han reclamado los Veintiocho, pero han dejado en manos de cada país decidir la suspensión de la venta de armas a Turquía pese a que varios países, incluidos Suecia, Dinamarca, Austria e Italia han pedido un embargo de armas de la UE.

Noticias relacionadas

Francia, Alemania, Países Bajos y Finlandia ya han anunciado en los últimos días que dejarán de vender armas a Turquía, una decisión a la que se ha sumado este lunes España, mientras que países como Suecia, Dinamarca, Austria, Italia y Bélgica, país que ya dejó de vender armas a Turquía tras el golpe fallido de 2016, han defendido un embargo de toda la UE.

"Los 22 países aliados de la OTAN no pueden imponer un embargo a un aliado. Por eso se ha hecho así", han explicado fuentes diplomáticas, que han precisado que se trata de un problema "jurídico" para los países aliados.

En el texto, se hacen eco de la decisión de "algunos" países de la UE de paralizar "inmediatamente" las licencias de exportación de armas a Turquía y los Veintiocho se han comprometido con la "aplicación estricta" del criterio 4 de la Posición Común de la UE que regula la exportación de armas a terceros, que exige valorar su impacto para la estabilidad regional.

"El grupo de trabajo relevante del Consejo se reunirá más adelante esta semana para coordinar y revisar las posiciones de los Estados miembro sobre esta cuestión", han avanzado los ministros de Exteriores del bloque tras prometer adoptar una política nacional "firme" de exportación de armas a Turquía.

El ministro de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell, que ya avanzó por la mañana que el Gobierno en funciones "sin duda" se sumaría a los países europeos que ya anunciaron el cese de la venta de armas a Turquía, ha explicado que "se invita a todos" a "que no haya nuevos contratos" con este país, dejando claro que es una decisión de "cada Estado" y "no le corresponde" a la UE y que aunque hubiera sido "más fácil" un embargo de la UE "tal cosa, hoy por hoy, no es posible".