El senador Bernie Sanders ha vuelto a la carrera electoral presentándose como candidato a las primarias demócratas para llegar la Casa Blanca en 2020. La reforma estructural en la política y la cultura del país son sus principales apuestas para arrebatar la presidencia a Donald Trump. 

Noticias relacionadas

Sanders, que ya perdió en 2016 ante Hillary Clinton, tiene como principales rivales a Joe Biden, que se mantiene en cabeza desde el inicio de la campaña, y Elizabeth Warren, que ha conseguido colocarse como segunda favorita. Este jueves tendrá la oportunidad de conseguir el liderazgo con la celebración del tercer debate demócrata.

A sus 77 años, Bernie Sanders ha dedicado prácticamente toda su vida a la política. Ya en la universidad -donde obtuvo la licenciatura en Políticas- se unió a la Liga Socialista de la Juventud y participó activamente en el movimiento por los derechos civiles. En sus inicios formó parte de Unión y Libertad, un partido defensor del socialismo democrático, el anticapitalismo y la ecología, posturas que Sanders todavía mantiene y le alejan de parte del electorado demócrata. 

Ha afirmado que entiende el socialismo democrático como la protección de la clase media y las empresas que generan empleo en el país: "No creo que el gobierno deba adueñarse de la tienda de la esquina o poseer los medios de producción de la sociedad, pero sí creo que la clase media y las familias trabajadoras que producen la riqueza de EEUU merecen un nivel de vida decente y que sus ingresos deberían incrementar, no disminuir". 

En 2015 se afilió al Partido Demócrata y ha desarrollado la mayor parte de su carrera política como independiente, hasta tal punto de que sostiene el récord como el político independiente con más antigüedad en el Congreso.

Admiración por Ada Colau

Como representante del ala más progresista del partido, Sanders se ha mostrado en más de una ocasión admirador de los modelos sociales de los países nórdicos europeos -como Suecia o Noruega- y del programa electoral de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

"Me solidarizo con Barcelona En Comú y con la alcaldesa Ada Colau en su campaña para defender a Barcelona como un modelo de vivienda asequible, feminismo y lucha contra el poder corporativo. Barcelona nos demuestra que otro mundo es posible y que es posible otra manera de hacer política", escribió en Twitter el día de las elecciones autonómicas de este año. 

Tal y como dijo durante el anuncio de su candidatura en febrero de este año, sus objetivos principales en esta campaña "no son solo derrotar a Donald Trump" sino "transformar el país y crear un Gobierno basado en los principios de justicia económica, social, racial y medioambiental". Para lograr a victoria del partido, Sanders aboga por una "campaña frontal" y critica posturas más moderadas como la de Joe Biden.

Ampliación del Medicare

Pero Sanders no es el único que se ha tomado en serio la idea de una "campaña frontal". Sus adversarios también están luchando por conseguir representar a los demócratas en las generales y por ello no han dudado en criticar abiertamente algunas de sus propuestas estrella, algo que no ocurrió en la campaña de 2016, como es la ampliación del programa de salud Medicare. 

El resto de candidatos, que también tienen la mejora del Medicare en sus programas, le acusan de querer transformarlo sin aportar ninguna mejora. Joe Biden ha sido especialmente beligerante y afirma que con las reformas de Sanders "el Medicare desaparecerá tal y como se conoce". 

Como respuesta a las críticas, el senador lanzó un vídeo de campaña dirigido especialmente a las personas mayores, que serían las principales beneficiarias de la reforma en el programa: "Espero que las personas de la tercera edad escuchen esto: vamos a ampliar los beneficios de Medicare para las personas de la tercera edad para incluir atención dental, audífonos y anteojos, que muchas personas de la tercera edad de hoy no pueden pagar porque Medicare no cubre esos beneficios y vamos a proporcionarlos". 

Reforma de la política migratoria

Además su defensa del sistema público de salud, Sanders tiene una posición completamente contraria a Trump en materia de inmigración y ha declarado que EEUU es "una nación de inmigrantes": "Yo mismo soy el hijo de un inmigrante. Su historia, mi historia, nuestra historia es la historia de los Estados Unidos: familias trabajadoras viajando a los Estados Unidos para crear un mejor futuro para sus hijos". 

Ha desarrollado un programa de seis puntos para regular la situación de los inmigrantes en el país entre los que se encuentran: desmantelar los programas de deportación y los centros de detención; trabajar en una legislación que facilite a las 11 millones de personas indocumentadas permanecer en EEUU; asegurar que las fronteras sean seguras; y mejorar el acceso a la justicia y terminar con la criminalización de los inmigrantes.

Extensión del derecho al aborto 

El que fuera alcalde de Burlington en la década de los 80 también apoya firmemente el derecho al aborto. Sin embargo, unas declaraciones sobre este tema se hicieron polémicas cuando sugirió que estaría dispuesto a ofrecer ayuda financiera para llevar el derecho al aborto a países pobre y que así pudiesen "controlar la natalidad".

Sobre los países que no permiten abortar libremente afirmó que era absurdo "especialmente en países pobres donde las mujeres no tienen por qué querer tener muchos hijos".

Este jueves Sanders se enfrentará a los otros nueve candidatos e intentará escalar puestos y acercarse a Joe Biden en un debate muy importante ya que se hará en Texas, todavía uno de los principales enclaves republicanos del país.