La policía de Hong Kong ha retomado el Consejo Legislativo (Parlamento) lanzando gases lacrimógenos contra los manifestantes que horas antes habían accedido a él rompiendo las puertas y las ventanas, y que más tarde han destruido cuadros y pintado paredes. Ha ocurrido tras una multitudinaria manifestación en el día en el que se conmemoraba el vigésimo segundo aniversario del traspaso de la soberanía a China.

Las graves consecuencias que podrían acarrearles el ser detenidos en las instalaciones del Parlamento, que resultaron seriamente dañadas tras el asalto, llevaron a los manifestantes a optar por desalojarlo. Poco después del abandono, cientos de efectivos antidisturbios -que finalmente entraron en acción, tras horas de pasividad- emplearon gases lacrimógenos para disolver a grupos de manifestantes que permanecían concentrados en las avenidas cercanas al Legislativo.

Centenares de manifestantes tomaron l Parlamento de Hong Kong, en una acción inédita en la ciudad, tras pasar más de cuatro horas intentando echar abajo las puertas del edificio con barras de acero, ladrillos o piedras. Los manifestantes accedieron al interior de la institución, donde ocasionaron numerosos destrozos en distintas dependencias parlamentarias.

La irrupción en el Consejo Legislativo se produjo tras la multitudinaria manifestación de hoy, día en el que se conmemoraba el 22 aniversario del traspaso a China de la soberanía sobre Hong Kong por parte del Reino Unido. La citada marcha, en la que participaron 550.000 personas, según los organizadores, se convocó en protesta por la "excesiva" injerencia de Pekín en el gobierno de la ciudad y para demandar la retirada del polémico proyecto de ley de extradición así como la dimisión de la jefa del Ejecutivo local, Carrie Lam.