Según explicó este domingo en el lugar del incendio un portavoz de la Autoridad Nacional de Protección Civil (ANPC), Vítor Vaz Pinto, el fuego continúa activo con dos frentes y se prevé que las labores de extinción se compliquen durante la tarde, debido a que las temperaturas superarán los 40ºC, la humedad relativa será muy baja y habrá rachas fuertes de viento.

Las llamas, que comenzaron el pasado viernes en la comarca de Monchique (Algarve), se han extendido, con gran virulencia, por el concejo de Odemira, en el distrito de Beja.

De las 110 personas desalojadas de sus viviendas de aldeas dispersas, 79 son de la comarca de Monchique y 31 de Odemira. En un primer momento fue desalojada la aldea de Taipas, cuyos vecinos pasaron la noche en una residencia, en una escuela y en casas de familiares. Durante la pasada madrugada fue desalojada una segunda aldea, como media preventiva.

Los treinta bomberos heridos necesitaron asistencia médica, debido sobre todo al cansancio.

Un total de 733 efectivos, 192 vehículos de extinción y siete medios aéreos trabajan este sábado en la extinción de un incendio forestal en la región de El Algarve, en el sur de Portugal, según la Autoridad Nacional de Protección Civil. Se trata del primer gran incendio (de más de 100 hectáreas) registrado este año en el país vecino y que ha obligado a desalojar dos aldeas.

Además, durante la pasada noche, según divulgaron este sábado algunos medios de comunicación lusos, también fue desalojada como medida preventiva la alquería de Foz do Carvalhoso.

Extinción compleja

La extinción de fuego es compleja, según han explicado las autoridades, debido a que se trata de una zona abrupta y por las condiciones favorables para la propagación de las llamas a causa de las altas temperaturas y una humedad relativa muy baja. Durante el pasado año los fuegos arrasaron más de 430.000 hectáreas en Portugal y en ellos perdieron la vida 111 personas.

Para esta campaña, Portugal cuenta con 56 medios aéreos, 11.000 bomberos y más de 3.000 vehículos para combatir los incendios forestales.
Hasta el próximo lunes, Portugal tiene decretada la Declaración de Situación de Alerta de incendios forestales a causa de las altas temperaturas.

Con el fin de evitar más víctimas después de que 114 personas murieran en dos gigantescos incendios forestales el año pasado en Portugal, protección civil envió alertas por mensaje de texto a los teléfonos móviles alertando a la población del riesgo extremo de incendios en varias regiones, incluyendo los alrededores de Lisboa.