Ya está todo preparado para que la presentación del nuevo Plan Moves 3, el plan de ayudas a la compra del vehículo eléctrico y la instalación de las infraestructuras necesarias para la recarga.

Noticias relacionadas

Según apunta la Agencia Efe, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico presentará este viernes el Programa Moves 3 de Incentivos a la movilidad eficiente y sostenible, que estará dotado con 400 millones de euros (ampliables a 800 si fuera necesario), lo que supone cuadruplicar la partida de 100 millones del vigente Moves II.

Esa ampliación servirá para que las comunidades autónomas que agoten su presupuesto antes de tiempo puedan acceder a una asignación complementaria.

Así ha sucedido en el actual Moves II, que finaliza el próximo 18 de junio y en el que el Gobierno ha tenido que aprobar una ampliación de 20 millones para Madrid, Cataluña, Aragón y Navarra, que se habían quedado sin fondos desde septiembre, lo que, según las marcas y las patronales de la industria de la automoción, ha paralizado las ventas de vehículos de energías alternativas en esos territorios.

Al igual que el Moves II -aprobado por el real decreto 569/2020 de 16 de junio- y el Moves -real decreto 72/2019 de 15 de febrero y dotado con 37,2 millones de euros, de los que se comprometieron el 82 % para 6.182 solicitudes-, el objetivo del Moves 3 será dar ayudas a la compra de vehículos de energías alternativas.

Si bien todavía no se conoce la cuantía de las ayudas, en el anterior Plan Moves 2, la subvenciones eran de hasta 5.500 euros por adquirir un eléctrico siempre y cuando se achatarrase uno antiguo. Unas ayudas, que según han apuntado algunos organismos podrían llegar hasta 2023, aproximadamente. (Las estimaciones apuntan a que podrían rondar las 65.000 operaciones aproximadamente).

En esta ocasión el valor máximo de la ayuda será para adquirir un vehículo de hasta 45.000 euros de precio para turismos y de 53.000 si es un eléctrico de 8 plazas destinado a una administración pública o a instituciones de servicios sociales.

También se busca que contribuya a la creación de infraestructuras de recarga, a la implantación de sistemas de préstamos de bicicletas eléctricas y a la puesta en marcha de medidas de movilidad sostenible al trabajo.

El Moves II, en comparación con el primero, aumentó la partida presupuestaria, amplió las actuaciones elegibles para apoyar a los ayuntamientos en su adaptación a las necesidades de movilidad por la pandemia de coronavirus, incluyó el achatarramiento de un vehículo de más de siete años, incrementó el precio límite de los vehículos acogidos a las ayudas, aumentó el presupuesto para los vehículos pesados de gas y dio mayor gestión a las comunidades.

Como criterio de distribución del crédito se mantuvo el del padrón de habitantes publicado por el INE y fueron las comunidades las que publicaron sus respectivas convocatorias en diferentes plazos.

A la espera de conocer cómo queda definitivamente el Moves III, el director general de la patronal de fabricantes Anfac, José López-Tafall, ha indicado a Efe que es una "muy buena noticia" para un sector que necesita este impulso a la demanda con "fondos suficientes y estables en el tiempo".

En su opinión, esos fondos deben repartirse "en función de mercado y no de población, para que el plan sea mucho más eficaz y la demanda pueda crecer", al tiempo que ha de eliminarse la burocracia que afecta a la red de recarga.

Para el presidente de la patronal de distribuidores Ganvam, Raúl Palacios, el Moves III permitirá intensificar el ritmo de electrificación del parque automovilístico y debería repartirse en función de la demanda real y no del territorio.

A su juicio, hay que seguir "poniéndose las pilas" para llegar a los 250.000 eléctricos en 2030, que solo se podrán alcanzar con un cambio en la fiscalidad que reduzca la brecha de precio con los vehículos de combustión.

Desde la patronal de concesionarios Faconauto, el responsable de Asuntos públicos de la patronal, Juan Luis Fernández, ha afirmado que el presupuesto es "relevante" y "ambicioso" para acercar la movilidad electrificada a más conductores.

Fernández ha pedido que las comunidades lo pongan en marcha con "celeridad" y que se incluyan en las ayudas a "las miles de unidades" de eléctricos que las redes comerciales están automatriculando por imposición de algunas marcas.