Seat ya demostró en el inicio de la pandemia de la Covid-19 su responsabilidad social con la fabricación de respiradores. Y ahora lo ha vuelto a hacer en esta nueva etapa poniendo a disposición de las autoridades algunos de sus recursos.

Noticias relacionadas

Así lo ha anunciado hoy el presidente de la compañia, Wayne Griffiths, señalando que uno de los edificios de la planta de la compañía en Martorell (Barcelona) se convertirá en un punto de vacunación del Covid-19 en Cataluña para administrar dosis no solo a sus trabajadores y sus familias sino también a los vecinos de la zona.

Lo ha explicado en rueda de prensa junto al vicepresidente de la Generalitat de Cataluña en funciones, Pere Aragonès, en la que ha concretado que el mismo personal sanitario de la compañía será el responsable de la administración de las vacunas siguiendo el calendario de vacunación previsto por el Govern y los grupos priorizados.

Aragonès ha agradecido a Seat este acuerdo de colaboración con el que Cataluña aumentará "la capacidad y potencial" de vacunación del coronavirus con los recursos sanitarios de una de las empresas más importantes de Cataluña, en sus palabras.

Griffiths ha destacado que la compañía también pondrá a disposición del Govern vehículos adaptados "para al uso sanitario" con el objetivo de hacer llegar las dosis de la vacuna a aquellas zonas donde haga más falta --ha dicho-- así como zonas de difícil acceso.

La consellera de Salud de la Generalitat en funciones, Alba Vergés, ha subrayado que además de este edificio que actuará como punto de vacunación, el personal sanitario que trabaja en Seat tiene "capacidad, ganas y preparación" para la administración de las dosis.

Inicio de la vacunación

La directora de Salud, Seguridad y Emergencias de Seat, Patricia Such, ha concretado que la disponibilidad de dosis -que proporcionará el Govern a través de la estrategia europea de vacunación- marcará los tempos de este acuerdo de colaboración.

Sin embargo, no ha detallado ningún calendario y ha argumentado que este viernes se ha celebrado la primera reunión entre el Ejecutivo catalán y la compañía pero que la intención de ambas partes es poner en marcha el proyecto "lo antes posible".

Asimismo, Suchs ha reivindicado que los profesionales sanitarios de la compañía trabajan en la industria del sector automovilístico, que es "muy exigente" con los tempos, por lo que, a su parecer, están muy acostumbrados a optimizar.

Personal sanitario

Griffiths ha recalcado la experiencia y el trabajo del personal sanitario de Seat durante la pandemia que ha permitido mantener operativa el área de producción de la compañía pese a que "no ha sido fácil" con 15.000 trabajadores en Cataluña.

El presidente ha ensalzado la capacidad diagnóstica de Seat que durante 2020 ha realizado "más de 100.000 pruebas" para la detección de casos positivos entre sus trabajadores, con una tasa de contagio del 0,7% aproximadamente.

Además de hacerse cargo de las pruebas diagnósticas al conjunto de sus trabajadores, Griffiths ha recordado que durante la primera ola de la pandemia Seat puso en marcha la fabricación de respiradores artificiales y mascarillas ante la escasez de material sanitario.