En cuestión de unos días, el 1 de enero de 2021, en concreto, una gran parte de los coches nuevos a la venta serán más caros.

Noticias relacionadas

El motivo de este incremento de precio es la llegada de una nueva normativa que hará que el impuesto de matriculación aumente.

Esta nueva normativa se llama WLTP y a continuación vamos a explicar por qué ocurre esta modificación y a qué coches afecta.

Una guía del WLTP a tener en cuenta, sobre todo, si está pensando en comprar un coche en estos últimos días del año o bien duda de si esperar ya a 2021.

Imagen de un escape de un coche de combustión. Europa Press

Qué es el WLTP

Siempre se ha dicho que los consumos oficiales de los coches distaban mucho de la realidad. Era fácil que un coche tuviera en su ficha técnica un consumo de 5 litros y luego, en realidad, su consumo fuera más cercano a los 7 litros.

El motivo de esta diferencia entre los consumos reales y los oficiales se debía a la normativa que se utilizaba para homologar los consumos y las emisiones.

Hasta hace muy poco, la normativa que se utilizaba era el ciclo NEDC (Nuevo Ciclo de Conducción Europeo). Esta normativa, no obstante, fue diseñada en los años 80 y había quedado obsoleta.

Los fabricantes conocían al dedillo esta legislación y habían hecho que sus coches gastaran lo menos posible en las pruebas NEDC, en lo que conocemos como los bancos de rodillos.

Fue esta la razón por la que se decidió cambiar de protocolo de medición. Frente al obsoleto NEDC, se optaba por una nueva normativa conocida como WLTP (Procedimiento de Prueba Mundial Harmonizada de vehículos ligeros).

Por tanto, lo que ha tratado la Unión Europea con el ciclo WLTP es que los consumos oficiales de los coches sean más similares a los reales, a los que tienen los usuarios con sus coches.

Imagen de la conocida como 'boina' de Madrid. Efe

Cuándo entra en vigor el WLTP

En realidad el WLTP entró en vigor para nuevas homologaciones en 2017. Sin embargo, en países como España se decidió aprobar una moratoria en 2018, una ampliación del tiempo para llevarla a cabo.

¿El motivo? Dar más margen a la industria para adaptar sus motores, los coches y sus gamas para que así los precios de los coches no subieran de golpe. Ahora, esta moratoria finaliza el 31 de diciembre de 2020 y el Gobierno ya ha confirmado que el 1 de enero entrará en vigor el WLTP al ser una directiva europea.

Los consumos de los coches suelen ser más altos que los homologados.

Qué diferencia de consumos hay

Para saber la diferencia de consumos y emisiones vamos a tomar como referencia un SUV de tamaño medio de los más vendidos en España. Este SUV con un motor de gasolina de potencia aceptable tenía un consumo (con el ciclo NEDC) de 5,2 litros y unas emisiones de 119 gramos.

Pues bien, este mismo SUV con el mismo motor pero con el ciclo WLTP presenta un consumo de 6,7 litros y unas emisiones de 152 gramos de CO2. Por lo tanto, estaríamos hablando de un porcentaje de diferencia de casi el 30%, en concreto el 28,8%.

En otros modelos, con carrocerías menos voluminosas, las diferencias serían algo menores. No obstante, si comprobamos las diferencias que existen de un coche de un segmento B con 95 CV y con el consumo NEDC de 4,2 litros, en el WLTP es de 5,5 litros, un 30% más. 

Entonces… los coches consumen más

No. Los coches no consumen más. Lo que cambia es la forma de medir el consumo, pero esto no quiere decir que los coches ahora consuman más o emitan más emisiones contaminantes. Los coches consumen lo mismo antes y después del WLTP.

La nueva normativa entra en vigor el 1 de enero de 2021. Europa Press

Y expulsan más emisiones

Tampoco. Ocurre lo mismo que con los consumos. Cambia solo la medición. Recordamos en este sentido que las emisiones de un vehículo están directamente relacionadas con el consumo. Esto quiere decir que un coche que consume más, también tiene más emisiones.

Los coches serán más caros

Sí, todo parece indicar que es una de las consecuencias del WLTP. El motivo es porque uno de los impuestos que se pagan al comprar un coche es el de matriculación. Y este impuesto está ligado a las emisiones:

• 0%: Emisiones < 120 gramos CO2

• 4,75%: 121 - 160 gramos CO2

• 9,75%: 161 - 200 gramos CO2

• 14,75%: > de 200 gramos

La cuestión es que muchos coches que antes con el ciclo NEDC estaban por debajo de los 120 gramos, como el caso del SUV de gasolina mencionado anteriormente. Y al estar por debajo de los 120 gramos no pagaban impuesto de matriculación.

Ahora, sin embargo, con el WLTP muchos coches saltan de tramo (pasarán de 120 gramos de emisiones de CO2) y pasan a tener un impuesto de matriculación del 4,75%. De ahí que su precio también se encarezca en ese porcentaje.

Imagen de una carretera sin tráfico.

Cuánto más subirán de precio los coches con el WLTP

Pues aquí dependerá mucho del valor del coche. Pero teniendo en cuenta un coche que de media cuesta unos 20.000 euros, que son unos 17.500 euros sin IVA; estaríamos hablando de una subida de unos 800 euros a partir del 1 de enero de 2021.

Si el coche sube hasta los 30.000 euros de precio, unos 25.000 sin IVA; la subida rondará los 1.200 euros. Y así sucesivamente…

A cuántos coches afectará el WLTP

Pues depende de la fuente que se consulte. Ganvam, la asociación de vendedores, habla del 48%. Otras organizaciones apuntan al 70%. Lo cierto es que afectará a un gran porcentaje de coches y, por tanto, de usuarios.

Imagen de un concesionario de coches. Europa Press.

Bajarán las ventas con el WLTP

Todo parece que sí. Inicialmente las diferentes asociaciones de automoción esperaban un millón de coches en 2021 y ahora esta cifra se ha bajado a 900.000 unidades (este año se cerrará con cerca de 840.000 unidades.

La llegada de esta nueva normativa, además, pone en peligro la recuperación del mercado prevista para 2021.

En este sentido, algunas organizaciones señalan que volverá a crearse una demanda artificial ya que habrá muchos concesionarios que matriculen antes del 31 de diciembre para así no tener la subida de estos coches que luego venderán en 2021.

No obstante, esto durará solo unos meses, puesto que luego, una vez acabado el stock, se volverá a las matriculaciones convencionales.

Por otra parte, esto podrá suponer un revulsivo para la matriculación de coches con menores emisiones. Hablamos de híbridos, enchufables y eléctricos.

Estos modelos, al tener muy pocas emisiones, seguirán sin cambiar de tramo y, por lo tanto, no aumentarán de precio con el WLTP en 2021.

Parquímetro anunciado que hay un episodio de contaminación en Madrid.

Afectará al empleo

Han sido también diferentes organizaciones y marcas las que han señalado que esta medida afectará a una gran mayoría de los coches que se fabrican en España, en concreto en torno al 75%.

Y en este sentido, fabricantes como Seat también han señalado que el nuevo impuesto de matriculación incidirá en el empleo. Desde Faconauto, por ejemplo, se ha señalado que esta medida afectará a 18.000 empleos en las redes de distribución en 2021.

Qué pedía el sector

Las principales asociaciones como Ganvam, Faconauto o Anfac lo que pedían eran subir los tramos del impuesto de matriculación. Su argumento era sencillo. Los coches consumen lo mismo el 31 de diciembre que el 1 de enero. Así que no deberían subir los impuestos.

En este sentido, por ejemplo, se pedía que se modificara el impuesto de matriculación para que los modelos que emiten hasta 135 gramos de dióxido de carbono (CO2) por kilómetro estén exentos de pagarlo después de la entrada en vigor de la nueva normativa de emisiones WLTP a partir del 1 de enero.

Por otra parte, los coches que emitan más de 135 gramos de CO2 y menos de 175 gramos tendrían que pagar, según la propuesta del sector, un 4,75% por esta tasa, mientras que hasta ahora ese porcentaje lo pagaban los coches de entre 120 y 160 gramos de CO2 por kilómetro recorrido.

El siguiente tramo del impuesto de matriculación que demanda Ganvam, gravado con un 9,75%, lo tendrían que pagar los automóviles que emitan entre 175 y 215 gramos de CO2 por kilómetro con la normativa WLTP y no entre 160 y 200 gramos como en la actualidad.

A partir de ahí, los coches que emitan más de 215 gramos de CO2 por kilómetro desembolsarán un 14,75% de su precio en concepto de impuesto de matriculación, no como hasta ahora que este porcentaje lo asumían los vehículos de más de 200 gramos.

Algunas marcas como Renault, por ejemplo, pidieron subir hasta los 144 gramos el tramo en el que no se pagara impuestos.

Varias estatuas con mascarilla delante de la Torre Eiffel. Reuters

Qué países no tienen impuesto de matriculación

Dentro de la Unión Europea los países que no tienen impuesto de matriculación son: Alemania, Hungría, Polonia, Rumanía y Eslovaquia.

Qué países tienen impuesto de matriculación y han adaptado el WLTP

Los países que sí tienen impuesto de matriculación y han adaptado el impuesto al WLTP han sido: España, Francia, Portugal y Países Bajos.

En este caso, Francia y Portugal han adaptado su fiscalidad.

En concreto en Francia, ahora el mínimo para cobrar el impuesto de matriculación es de 50 euros a partir de 138 gramos. Portugal, por otra parte, también han incrementado el rango de CO2 para cobrar el impuesto de matriculación.

Fotografía de archivo. EFE/ How Hwee Young

Cómo se realiza la prueba del WLTP

Frente al anterior sistema de homologación, ahora, el examen que se realiza a los coches es más 'duro', más real. Simula mejor los comportamientos de los conductores y de ahí que la media de consumos sea superior.

Para empezar dura más tiempo (30 minutos), se emplea más recorrido (23,2 kilómetros) y se realiza en cuatro fases con diferentes velocidades: baja, media, alta y extra alta.

Además, cada parada tiene diferentes fases de conducción, paradas, aceleración y frenado. También se ha aumentado la media de velocidad, que es de 46,5 km/h, la velocidad máxima es de 131 km/h y se tendrá en cuenta los diferentes equipamientos de los vehículos, desde la versión más ligera y hasta la más pesada.