El presidente de la Asociación de Propietarios de Vivienda en Alquiler (Asval) y exdirector de ONU Hábitat, Joan Clos, ha pedido esta mañana revisar la edificabilidad prevista en Madrid Nuevo Norte (MNN) para poder construir más viviendas públicas en régimen de alquiler.

Noticias relacionadas

Joan Clos ha partido de la base de que la valoración al proyecto es "positiva, se ha conseguido desbloquear después de muchos años". Sin embargo, ha asegurado que tiene un defecto urbanístico "realtivamente frecuente en nuestros días" como es la baja densidad. "Creemos que debería ser un poco más alta, no sé si habrá ocasión en el futuro de enmendar esta cuestión, pero sería muy conveniente creando nueva edificabilidad pública para la vivienda asequible", ha destacado en un nuevo evento digital de Nueva Economía Fórum (NEF).

"No costaría nada incluir más edificabilidad a raíz de la constatación de la demanda de una vivienda asequible para la ciudad de Madrid", ha ahondado. La edificabilidad para esta zona está algo por encima del uno metros/metro cuadrado; no habría ningún problema para llegar a dos y poner todo este aumento para construir vivienda asequible en concesión", ha señalado el presidente de Asval. De esta manera, "el sector público se habría con un paquete de edificación muy importante y el sector de la inversión privada podría tener un gran patrimonio en este sentido", ha expuesto Joan Clos.

Madrid Nuevo Norte prevé la construcción de 10.500 viviendas que cubrirán las necesidades residenciales de la zona norte de Madrid, el 20% de protección pública, y se crearán espacios cívicos y equipamientos públicos conectados con los medios de transporte públicos que se han proyectado.

Inseguridad

En general, ha afirmado el que fuera alcalde de Barcelona, "si se hicieran barrios enteros a una edificabilidad de 1-1,3 como creo que propone Madrid Nuevo Norte se genera un problema muy característico y son los espacios públicos demasiado grandes que generan inseguridad".

Joan Clos ha recordado que hay varios ejemplos en el urbanismo contemporáneo donde se hace un modelo de tejido urbano alto y poco denso que genera espacios "que a mucha gente le da miedo cruzar". "Esta moda de edificabilidad muy baja es un patrón a revisar", ha afirmado.

La edificabilidad fue excesiva durante la dictadura cuando hubo los grandes movimientos especulativos, pero ahora "nos estamos pasando en el otro sentido". "Estamos haciendo una ciudad en general poco densa y diría que en el futuro habría que hacer algún retoque creando más edificabilidad para la vivienda en concesión", ha concluido Joan Clos.

Más oferta

Este cambio, que no paralización, en el proyecto Madrid Nuevo Norte, supondría un aumento en la oferta del parque público de vivienda en alquiler, la gran apuesta del sector y la Comunidad de Madrid frente a la regulación de precios aprobada en Cataluña y prometida por el Gobierno.

Joan Clos ha reiterado que el control de los precios "no soluciona el problema". "Tenemos una realidad del sector de la vivienda donde hay muy poca oferta y lo que necesitamos es incrementarla", ha afirmado.

En este sentido, el presidente de Asval ha apostado por la colaboración público- privada, "crear una buena relación" y contar con el sector financiero para "cambiar el rumbo de nuestra tradición en la vivienda". 

Otra de las propuestas estrella de esta asociación para combatir la morosidad en el alquiler es un fondo público 700 millones al año para apoyar a las familias que sufren para pagar su arrendamiento. "No es una gran partida presupuestaria y sí abosultamente viable", ha señalado.