La zona de los Pirineos es vista tradicionalmente como un lugar para esquiar o perderse en la montaña, pero con motivo de la pandemia y los confinamientos cada vez son más los que la consideran como un lugar para vivir.

Noticias relacionadas

La demanda por parte de españoles y franceses en el mercado inmobiliario de Andorra y el Valle de Arán ha aumentado un 20% de mayo a septiembre respecto al mismo periodo de 2019, según la consultora Engel & Völkers.

En concreto, la inmobiliaria ha registrado un crecimiento de solicitudes a través de Internet del 40% en el Valle de Arán y del 30% en Andorra durante los meses de confinamiento.

Andorra

Hasta este año, la mayoría de los clientes buscaban una vivienda de vacaciones en Andorra. Ahora se ha producido un marcado cambio en la demanda del cliente, ya que aproximadamente el 50% busca residencia permanente y aprovechan la situación de paraíso fiscal del Principado, así como disfrutar de su entorno seguro y saludable, ha constatado Engel&Völkers.

El director general de Engel & Völkers Andorra, Thomas Kampfraat, ha destacado que "nuestros clientes consideran a Andorra como un lugar seguro y saludable". "Esto unido a la situación fiscal del Principado y la elevada rentabilidad de los alquileres, en particular en temporada alta, suponen factores muy atractivos para los inversores", ha afirmado.

A pesar de todo lo que ha sucedido este año, las ventas de la inmobiliaria hasta la fecha han aumentado con respecto a 2019, lo que indica que "la demanda de Andorra sigue siendo fuerte y esperamos que esta tendencia continúe durante el invierno".

A pesar de la pandemia, los precios no parecen haberse debilitado y en algunas zonas de La Massana, Escaldes y Andorra la Vella el precio medio del metro cuadrado ha aumentado incluso hasta los 4.200 euros desde los 3.989 euros/m2 de 2019, indica la inmobiliaria.

Valle de Arán

Famosa por su estación de esquí de Baqueira Beret, la comarca comprende 33 pueblos en torno a la capital de Viella. En los últimos 10 años, el Valle de Arán ha pasado a estar bajo el radar de un público internacional mucho más amplio y ahora los principales compradores son españoles (80%), franceses (15%) y británicos (4%).

Finca en Valle de Arán a la venta en Engel&Völkers. Engel&Völkers

El mercado de segunda mano ha funcionado excepcionalmente bien este año y Engel & Völkers ha registrado un 40% más de solicitudes por Internet y un 30% más de ventas que en 2019. En líneas generales, los compradores buscan apartamentos y casas de tres y cuatro dormitorios con un precio medio de aproximadamente 500.000 euros, en aquellas situadas en zonas más alejadas de las pistas de esquí, y por encima del millón de euros en ubicaciones más próximas a las pistas y en Baqueira.

El director de Engel &Völkers Lleida-Val d’Aran, Javier Cardona, ha indicado que "este año de pandemia hemos registrado el mejor ejercicio hasta el momento con un cambio importante entre nuestros clientes que han pasado a tener como objetivo ‘escapar’ de su ciudad natal y usar la propiedad en verano también".

A pesar de que este invierno será complicado debido a la volatilidad de las restricciones a los viajes, el directivo ha mostrado su confianza en que los planes a largo plazo de los clientes continuarán cuando puedan regresar.

La comarca puede dividirse en Alto Arán, Viella y Bajo Arán. Los precios se mantienen estables en todas las zonas con incluso ligeros aumentos en las estaciones de esquí premium de Alto Arán, donde los precios oscilan entre una media de 3.600 euros/m2 hasta los 4.900 euros/m2. Sin embargo, a sólo 10 km de distancia, en la zona de Bajo Arán, los precios medios oscilan entre unos 1.600 euros/m2 y una media de 2.300 euros/m2 en Viella.