Grifols ha anunciado el cierre de la compra de siete centros de donación de plasma en
Estados Unidos de la empresa Kedplasma LLC, perteneciente al Grupo Kedrion, por un precio total de 55,2 millones de dólares (algo más de 46 millones de euros). En marzo adquirió 25 centros más en el mismo país a BPL Plasma por un importe de 370 millones de dólares (unos 305 millones de euros).

Noticias relacionadas

Tal y como ha remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), los siete centros adquiridos cuentan con licencia de la U.S. Food and Drug Administration (FDA, por sus siglas en inglés) y de las autoridades europeas y obtienen aproximadamente 240.000 de litros de plasma anuales. Grifols podrá disponer de ellos de forma inmediata.

Con esta adquisición, financiada con recursos propios, sin emitir deuda, la compañía catalana ha señalado que constata su "compromiso de seguir aumentando su aprovisionamiento de plasma de manera orgánica e inorgánica".

Casi 300 centros en EEUU

Desde enero de 2021, los esfuerzos realizados por Grifols para acelerar la ejecución de su plan de expansión permiten a la compañía disponer de forma inmediata de aproximadamente cerca de 1,4 millones de litros de plasma adicionales al año, al tiempo que sigue adelante con la apertura de nuevos centros.

Esta adquisición está alineada con la estrategia de expansión y diversificación de acceso a plasma de Grifols, que cuenta con una red integrada por 296 centros de plasma en EEUU tras esta adquisición y 55 en Europa, concretamente en Alemania, Austria y, recientemente, en Hungría.

Asimismo, Grifols mantiene su "firme compromiso de aumentar el suministro de plasma y terapias plasmáticas para seguir asegurando que los pacientes reciben los tratamientos y la atención que necesitan".