La pandemia de la Covid-19 ha pasado factura a las fusiones de la industria sanitaria y farmacéutica. O al menos así lo indican los datos recopilados por la consultora PWC, en los que se observa que el valor total de estas operaciones ha caído un 42% en 2020 con respecto a 2019. O lo que es lo mismo, 165.000 millones de euros menos.

Noticias relacionadas

En el año 2019, las fusiones de estos sectores alcanzaron los 392.793 millones de euros, mientras que en el año de la pandemia, este valor cayó hasta los 227.572 millones de euros.

El año en el que irrumpió la pandemia comenzó con un bajo volumen de operaciones de compraventa. Sin embargo, se recuperó en la segunda mitad de 2020, llegando incluso a incrementarse un 25% con respecto al primer semestre y un 14% con respecto al mismo periodo de 2019.

Segundo semestre

Según la consultora PWC, el valor total de los acuerdos también mostró una tendencia alcista en la segunda mitad del año, superando los 100.000 millones de euros. Un incremento debido, en gran parte, a cinco megaacuerdos por un total de 80.132 millones de euros.

Entre estas operaciones, destaca la de AstraZeneca, compañía que adquirió Alexion por 32.218 millones de euros (39.000 millones de dólares) el pasado mes de diciembre. También Gilead compró Immunomedics por, aproximadamente, 17.350 millones de euros (21.000 millones de dólares).

En tercer lugar se encuentra el proceso de adquisición de Varian Medical Systems por parte de Siemens Sciences, que pagará unos 13.550 millones de euros (16.400 millones de dólares). Por detrás se sitúa el acuerdo por el que Bristol Myers Squibb se ha hecho con Myokardia, que han cerrado en 10820 millones de euros (13.100 millones de dólares). 

En último lugar, la operación de Johnson & Johnson por la que compró la compañía Momenta Pharmaceuticals por un importe de 5.370 millones de euros (6.500 millones de dólares).

Previsiones

La consultora también ha analizado cuáles serán las áreas de negocio más interesantes para las empresas y que impulsarán las fusiones y adquisiciones en 2021. Así, las empresas cuyos negocios se centran en la terapia celular y la oncología seguirán atrayendo el interés de las grandes farmacéuticas.

También aquellas que utilizan tecnologías innovadoras, incluido el ARN mensajero (utilizado en algunas de las vacunas contra la Covid-19), serán atractivas para los laboratorios que buscan incrementar su cartera y capacidades de desarrollo a través de las adquisiciones.

En lo relativo a la sanidad privada, PWC espera una consolidación para 2021 después de las dificultades que ha atravesado el sector durante la pandemia de la Covid-19.

Así, la consultora prevé que los grandes actores estratégicos continúen deshaciéndose de las unidades de negocios no esenciales y se enfoquen en construir plataformas especializadas. “Como resultado, esperamos ver una actividad acelerada de acuerdos a partir de la desinversión de negocios centrados en el consumidor y la adquisición de fabricantes farmacéuticos especializados”.