La sanidad privada ofreció su total colaboración al Ministerio de Sanidad y a las comunidades autónomas para la atención de pacientes Covid-19. Así, puso a disposición de las autoridades todos sus servicios para hacer frente a la pandemia.

Noticias relacionadas

Nueve meses después del inicio de esta crisis sanitaria, solo cuatro comunidades autónomas han fijado las tarifas que pagarán a los centros sanitarios privados por los servicios prestados durante la primera ola de contagios.

Según confirman a Invertia desde la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), Navarra y Cataluña han negociado las tarifas que pagarán por la atención de afectados por el coronavirus. En Andalucía se ha establecido un acuerdo marco con precios para esta segunda ola.

Por su parte, la Comunidad Valenciana ha decidido retribuir a los centros sanitarios privados en función de lo establecido en la ley de tasas públicas.

Desde la patronal del sector han pedido en varias ocasiones al Ministerio de Sanidad contar con un marco de colaboración público-privada claro y transparente. El Gobierno emplazó al sector a acordar las compensaciones de los recursos habilitados para atender pacientes Covid con las autonomías.

En negociación

Carlos Rus, presidente de la patronal, ha señalado a Invertia que “el Gobierno ha dotado a las comunidades autónomas de una serie de fondos para hacer frente a la Covid-19. Pedimos que se nos tenga en cuenta. Es importante que, antes de que termine el año, se hayan cerrado las compensaciones”.

Siete son las autonomías que están en plena negociación con la sanidad privada para fijar cuánto pagarán por los servicios prestados. Sin embargo, los escenarios en cada una de ellas son dispares.

Varios médicos trasladan a un paciente en el Complejo Hospitalario de Navarra.

En Madrid, según fuentes cercanas a la negociación, las tarifas que han negociado rondan los 730 euros por cada día que un paciente de Covid-19 haya estado ingresado en planta y menos de 2.100 euros por cada día que haya estado ingresado en UCI. El Ejecutivo madrileño ha dado su visto bueno a las negociaciones.

En Murcia, se está trabajando sobre un borrador de acuerdo que contempla la puesta a disposición, atención a pacientes Covid y nuevas tarifas para esta segunda ola. “De momento cuenta con buena aceptación por parte de la Consejería de Salud”, han explicado desde la patronal.

En el caso de País Vasco, ha optado por negociar con las cinco instituciones privadas relevantes de la región. La Consejería de Salud no admite ningún tipo de diálogo con la asociación territorial.

En Canarias, Castilla y León, La Rioja y Baleares hay abiertas mesas de negociaciones, aunque todavía no se ha alcanzado ningún acuerdo.

En el caso de La Rioja, desde ASPE han señalado que no hay predisposición por parte de la Consejería de Salud.

Por último, Galicia no admite ningún tipo de compensación por la puesta a disposición de la sanidad privada, por lo que la patronal trabaja en un informe de daños que elaborará una consultora externa.

Ejemplos europeos

Mientras que en España solo cuatro de las comunidades autónomas han fijado la fórmula de compensar los recursos habilitados por la privada durante la pandemia, en Francia, Italia, Alemania o Reino Unido ya están acordadas cuáles serán las ayudas.

En Francia, por ejemplo, se ha facilitado a los hospitales privados el pago equivalente al año anterior. Algo similar ocurre en Italia, donde se paga una tarifa especial a los hospitales que reciben pacientes con Covid-19.

En Alemania, el Gobierno federal ha aprobado paquetes legislativos para compensar las consecuencias económicas de los hospitales y los médicos contratados. En Reino Unido, el Gobierno tramitó una ley de emergencia para lograr una amplia flexibilidad de personal y regulación, otorgando a la sanidad privada financiación adicional para cubrir los costos adicionales provocados por la respuesta al coronavirus.