Los meses de marzo y abril fueron los peores de la pandemia de la Covid-19. Se llegó al 100% de la ocupación de las camas de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). En esta segunda ola, la ocupación se sitúa, actualmente, en el 32,8%.

Noticias relacionadas

En este escenario de ocupación actual, España necesitaría hasta 6.000 profesionales de Enfermería en las UCI. En una situación más pesimista, con una alta ocupación de camas de estas unidades, faltarían hasta 13.400 enfermeras más para dar respuesta a la crisis sanitaria.

En un panorama intermedio, con una ocupación de camas UCI del 60%, se requerirían hasta 9.166 enfermeras más para poder atener a los pacientes. Así se desprende de un estudio elaborado por el Consejo General de Enfermería, que ha tenido en cuenta un ratio de dos pacientes por cada enfermera para hacer el cálculo.

A día de hoy, la presión hospitalaria “es importante pero no ha llegado a los niveles de la primera ola, por lo que estamos a tiempo de dar respuestas a las demandas actuales”, ha dicho Florentino Pérez Raya, presidente del CGE, durante la presentación del estudio.

Antes de la pandemia, España contaba con 5.800 camas tanto en hospitales públicos como en privados. Esta cifra se ha incrementado en 4.044 más. Este aumento de la capacidad “debe ir acompañada también de un incremento de profesionales y no solo en camas o material sanitario”, ha dicho Pérez Raya.

Una enfermera atiende a un paciente en la UCI.

Por comunidades autónomas, José Luis Cobos, vicesecretario general del CGE, ha destacado casos preocupantes por la alta ocupación de camas UCI en esta segunda ola. “La Rioja tiene un 60% de ocupación y Melilla sube al 71%”.

El presidente de la organización colegial ha insistido en la necesidad de poner los medios necesarios para paliar este déficit. “Nos sorprende que, con lo vivido en la primera ola, las autonomías no se hayan preocupado en poner medidas” en este sentido.

Formación

Actualmente, en España, no hay un reconocimiento de la especialidad de cuidados críticos para las enfermeras. La presidenta de la Sociedad Española de Enfermería Intensiva, Marta Raurell, ha explicado que, ante la presión asistencial, "se han incorporado a las UCI enfermeras de otros ámbitos asistenciales sin formación específica en críticos". 

En este sentido, “la sociedad se adhirió al programa europeo 'C19_SPACE' cuyo objetivo es proporcionar a enfermeras no intensivitas, conocimientos fundamentales sobre el reconocimiento precoz y el manejo del paciente grave mediante un curso corto”.

Sobre la seguridad de los pacientes Cobos ha especificado que, a pesar de que los profesionales no contasen con esta formación específica en la primera ola, “no se ha puesto en riesgo la vida de las personas porque los cuidos están prestados por profesionales sanitarios”.