El consejero delegado de Banco Sabadell, Jaume Guardiola, ha protagonizado este martes su primera aparición pública desde que ayer se conociera el inicio de las negociaciones para una fusión con BBVA. El directivo ha evitado dar detalles del momento en el que se encuentran las conversaciones, pero indica que "en las próximas semanas sabremos un poco cuál es el resultado". 

Noticias relacionadas

Durante su intervención en el XXVII Encuentro del Sector Financiero organizado por Deloitte, ABC y Sociedad de Tasación, el directivo se ha remitido al comunicado remitido en la tarde del lunes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en el que solo se confirmaban las negociaciones entre ambas entidades, con permiso de sus respectivos consejos de administración. 

"La verdad es que puedo decir poco, siento defraudar a la audiencia pero en este momento procesal estamos muy sujetos a lo que dijimos en el hecho relevante", ha explicado Guardiola. "No hay decisiones tomadas todavía, estamos en el proceso de 'due diligence'", insiste. En el mismo sentido se ha manifestado Peio Belausteguigoitia, Country Manager de BBVA España, que también se ha ceñido al hecho relevante remitido por la entidad a la CNMV. 

Cómo mejorar ingresos

El directivo sí ha valorado la capacidad de las fusiones para mejorar la rentabilidad del sector en general. En un claro mensaje a la presión recibida por los reguladores, el consejero delegado de Banco Sabadell ha explicado que el sector "debe acostumbrarse a vivir" en un entorno de tipos negativos y con una política monetaria expansiva a la que no se ve un final claro en el horizonte. "Esto supone una fuerte presión a la hora de gestionar", advierte Guardiola. 

En este sentido, y anticipando la política de comisiones que podría tener la entidad que surja de la fusión, si la operación llega finalmente a buen puerto, Guardiola ha indicado que el sector debe impulsar nuevas palancas de ingresos a la vez que acelera la reducción de costes.

En este sentido, recuerda que hace un tiempo "ese concepto de que determinados depósitos de mayoristas tengan que pagar era impensable" hace un tiempo. Sin embargo, explica que el entorno de tipos negativos ha obligado al sector a llevar a cabo una "cierta transposición a una parte del stock de depósitos", que empezó con el cobro a clientes más institucionales y que se ha ido extendiendo al mundo corporativo en sus excesos de liquidez.

La gran pregunta es si esos costes llegarán de forma generalizada al minorista. Y, aunque no lo ha dicho claramente, Guardiola considera que esa vía de 'traslado' de los tipos negativos al cliente es el camino a seguir para el sector.

Otro mecanismo es el mundo de las comisiones. "Los bancos se han ido alineando, premiando con bajas comisiones o incluso cero a aquellos clientes que tienen un alto nivel de vinculación", explica en referencia a las nuevas estrategias del sector en este sentido. A su juicio, la "gran pelea" en los próximos años estará en ser el banco principal "y casi exclusivo" de los clientes, para que los ingresos del sector puedan soportar los costes a base de una "relación privilegiada" con el cliente.

"Otra línea que vamos a ver es la promoción de productos generadores de mayores comisiones, como ahorro e inversión, fondos, seguros, etc.", añade. 

Reducción de costes

Guardiola también se ha pronunciado sobre el proceso de reducción de costes que el banco ultima en España con un ERE basado en prejubilaciones y bajas incentivadas. El banquero ha ligado este proceso a un fuerte plan de digitalización "con una apuesta más radical por sacar transacciones del mundo de las oficinas y llevar todas las operaciones no vinculadas a un servicing más especializado".

Guardiola recuerda que estos ajustes también se han llevado a cabo en su filial británica TSB. Más allá del Brexit, Guardiola reconoce que su principal preocupación en Reino Unido es la rentabilidad de la filial. "No es el Brexit, nuestra preocupación es que tengamos el banco con una rentabilidad negativa", ante un escenario en el que la firma no está prácticamente expuesta al segmento empresarial y está más enfocada al cliente retail, especialmente en hipotecas.