Bruselas

En plena segunda ola de la pandemia en la UE, la Comisión Europea ha pedido este jueves a los Gobiernos que preparen desde ya una estrategia de vacunación coordinada contra la Covid-19 para poder ponerla en práctica de inmediato desde el momento en el que el antídoto esté disponible. Un plan que según Bruselas debe dar prioridad en particular a los trabajadores de los centros de asistencia sanitaria y los mayores de 60 años.

Noticias relacionadas

Gracias a la compra centralizada, todos los Estados miembros tendrán acceso a la vacuna contra la Covid-19 al mismo tiempo en función del tamaño de su población. El Ejecutivo comunitario ha firmado ya contratos con tres farmacéuticas: AstraZeneca (300 millones de dosis), Sanofi-GSK (una opción de compra para 300 millones de dosis) y Johnson & Johnson (200 millones). Además, ha llegado a acuerdos pendientes de rubricar con CureVac, Moderna y BioNTech/Pfizer.

Sin embargo, el número total de dosis de vacunas se verá limitado durante las fases iniciales de despliegue y antes de que pueda incrementarse la producción. De ahí la necesidad de fijar una serie de grupos prioritarios. Una lista en la que según la Comisión también deben figurar las personas que por su estado de salud se encuentran en situación de especial riesgo, los trabajadores esenciales, las personas que no pueden distanciarse socialmente y los grupos más desfavorecidos social y económicamente.

Bruselas reclama a los Gobiernos que empiecen desde ya a preparar la campaña de vacunación. Para ello deben garantizar en primer lugar que los servicios de vacunación tienen capacidad para suministrar vacunas contra la Covid-19, lo que incluye disponer de trabajadores cualificados y de equipos médicos y de protección.

También hay que preparar el despliegue de vacunas con diferentes características y diferentes necesidades de almacenamiento y transporte, en particular por lo que se refiere a la cadena de frío, así como a la capacidad de transporte y almacenamiento refrigerados.

Gran preocupación

Finalmente, la población destinataria debe tener un acceso fácil y accesible a las vacunas y los Gobiernos deben realizar una "comunicación clara" sobre las ventajas, los riesgos y la importancia de las vacunas contra la Covid-19, con el fin de generar confianza entre los ciudadanos.

"Asistimos con gran preocupación al aumento cada vez más rápido de las tasas de infección en toda la UE. Se está agotando el tiempo: la primera prioridad de todo el mundo debe ser hacer todo lo necesario para evitar las devastadoras consecuencias de los confinamientos generalizados. Y todos debemos prepararnos para los próximos pasos", ha dicho la comisaria de Sanidad, la chipriota Stella Kyriakides.

"La vacuna no será una panacea, pero desempeñará un papel fundamental para salvar vidas y contener la pandemia. Cuando se encuentre una vacuna segura y eficaz, tendremos que estar preparados para desplegarla lo antes posible, lo que incluye reforzar la confianza de los ciudadanos en su seguridad y eficacia. Las vacunaciones, y no las vacunas, son las que salvan vidas", sostiene Kyriakides.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE tienen previsto discutir sobre la segunda ola del coronavirus y la estrategia de vacunación durante la sesión de este viernes del Consejo Europeo de otoño.