El mundo digital y las campañas de publicidad que vemos hoy en día ya no son como las de hace apenas cinco años. Hoy el 'youtuber' o 'influencer' de moda es embajador de marcas tan conocidas como Maybellinne o L'Oréal París debido a que están asesorados por compañías especializadas en crear una estrategia correcta de publicidad y contenido digital.

Noticias relacionadas

Según un análisis de 2btube, agencia especializada en este campo, hay más de 7.500 'influencers' que, por su número de seguidores (más de 100.000), se consideran profesionales y generan ingresos tanto por la monetización de sus vídeos como por la participación en campañas publicitarias.

Actualmente hay multitud de oportunidades para generar ingresos siendo 'influencer'. Se han multiplicado las empresas dedicadas a este sector y prácticamente todas las plataformas digitales pagan a los 'youtubers' por las visualizaciones que consiguen sus contenidos.

Según el último estudio de Inversión Publicitaria de Infoadex, la inversión publicitaria en 'youtubers' en 2020 fue de 75,6 millones de euros (un 1,3% de la inversión total en publicidad en España), un 22,3% más que en 2019

En España, una de las 'influencers' más conocidas dentro de este mundo, Paula Gonu, desveló lo que ganó durante diciembre de 2020. En un video explicó las distintas vías por las que un 'influencer' puede monetizar su contenido.

Paula Gonu en su canal de Youtube

Gonú señaló que solo por YouTube en el mes de diciembre ingresó más de 15.062 euros gracias a su millón de suscriptores en YouTube y 2 millones en Instagram.

De hecho, esta ocupación ya cuenta con un gran número de aspirantes. El estudio '¿Qué quieres ser de mayor?' de Adecco indica que la profesión de 'youtuber' es la cuarta elección de futuro (6,1%) de los niños españoles.

Estudio de Adecco

Profesionales digitales

Son muchas las compañías que, además de representar a los 'influencers', trabajan directamente en la creación de contenido digital para las marcas. "Nuestro objetivo es crear formatos concretos tanto para los 'influencers' como para las marcas", explica Fabienne Fourquet, CEO de 2btube, a Invertia. 

Fourquet comenzó su andadura en el mundo digital cuando se encargaba de este sector para Canal + en Francia, y se dio cuenta de que en Youtube la audiencia era diez veces más grande. Sostiene que "por aquel entonces, en 2010, YouTube Francia recibía una media 40 millones de visualizaciones. Tenía una audiencia más joven, con contenidos más cortos y una gran interactividad con la comunidad".

Al ver esta repercusión y este cambio de tendencia en las audiencias creó 2btube junto a su socio. Hoy en día es el grupo de medios español de referencia en creación, producción y gestión de canales en YouTube. Trabaja con cientos de 'influencers' y marcas, que los llaman para que gestionen sus contenidos en Internet.

Migración de la audiencia

"El objetivo es construir una presencia de marca a largo plazo en el mundo digital", sostiene Fabienne Fourquet.

Las marcas contactan con 2btube para crear la estrategia digital más acorde con la campaña que desean realizar. Algunas buscan a un 'influencer' para que forme parte de ellas, pero muchas como PlayStation España prefieren potenciar su propio canal en YouTube. En este canal han participado como colaboradores decenas de 'influencers', tanto de 'gaming' como de entretenimiento o incluso del mundo del arte. 

Se crean "formatos concretos" para estos 'influencers'. Así como "se busca que la marca concuerde con la persona que la está publicitando". No se puede poner a una chica vegana a hacer publicidad de Campofrío, por ejemplo.

Fourquet destaca que "las marcas pierden audiencia en la televisión pero ganan en el mundo digital, por lo que en los últimos años ha habido una migración de la inversión publicitaria de las marcas". 

Historia de una 'influencer' 

Invertia se ha puesto en contacto con una de estas 'influencers' para conocer su historia. Se trata de La Pelo. Cuenta con 232.000 seguidores en YouTube y 700.000 en Facebook.

La Pelo

Empezó subiendo vídeos de manualidades a su canal de YouTube en 2017, cuando vivía en Sevilla. Al mudarse a Madrid, decidió dar a conocer en las redes la aventura de vivir en la capital. Subía contenido porque su familia y sus amigos se lo pasaban bien viéndolo, no como actividad 'profesional'. 

Una de las secciones de su canal es 'Aquí no se tira ná', donde La Pelo piensa en el bolsillo de sus seguidores. Como ella misma comenta "si veo algo del mercadillo que me guste, lo muestro". Gran parte de su éxito se debe a que enseña las cosas de la vida normal y no crea frustración en con marcas poco accesibles para todos los públicos.

La Pelo cuenta que, a los tres meses de subir vídeos, las marcas ya empezaron a contactar con ella. "Al principio sentía vértigo", declara, a la vez que asegura que era imposible compaginar su trabajo con Youtube porque "no hacía bien, ni una cosa, ni la otra".